Partidos del día de hoy

ROSARIO CENTRAL 1 (4) – GIMNASIA L.P. 1 (1): POR FIN FUE EL MÁS CANALLA

Gentileza: @TodaPasion

¡Rosario Central es el campeón de la Copa Argentina 2018! Por fin se le dio a la entidad rosarina, teniendo que disputar su cuarta final para poder coronarse como el mejor. Tras igualar uno por uno ante Gimnasia y Esgrima La Plata en los 90 minutos (Fernando Zampedri y Lorenzo Farinelli), el equipo de Edgardo Bauza ganó 4-1 en los tiros penales y dio la vuelta olímpica.

En el Estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, Rosario Central y Gimnasia y Esgrima La Plata definían al campeón de la Copa Argentina 2018. El Canalla, que había eliminado a Juventud Antoniana, Talleres Almagro, Newell’s y Temperley, disputaba su cuarta final desde la reedición de 2012 y quería cortar su mala racha; el Lobo, que borró a Sportivo Belgrano, Olimpo, Boca, Central Córdoba (SdE) y River, soñaba con consagrarse de la mano de Pedro Troglio.

En los primeros minutos del partido, los de La Plata fueron los que intentaron imponer condiciones, dominando la tenencia de la pelota, presionando constantemente y cortándole los circuitos creativos a sus rivales aunque fallando en los metros finales del terreno. Rosario Central no la pasaba bien ni encontraba la manera para llevar peligro al arco de Alexis Martín Arias.

Los de Edgardo Bauza no jugaban bien pero demostrarían toda su eficacia en la primera situación de claridad del partido: a los 19 minutos, Fernando Zampedri sacó un remate que pegó en el palo, luego hubo una serie de rebotes y finalmente, el balón nuevamente fue a los pies de Zampedri que esta vez no perdonaría, disparando y festejando el 1-0.

El golpe recibido por Gimnasia desplomó lo que hasta el momento venían haciendo los de Pedro Troglio. El dominador pasó a ser Rosario Central que prácticamente no sufría en su campo y hasta contó con otra chance de Zampedri, con un cabezazo tras centro de Alfonso Parot, para conseguir el segundo pero Martín Arias lo impidió. Los primeros 45 minutos llegaban a su fin y el marcador favorecía a los de Arroyito.

Tras el descanso, los Triperos salieron con otra ambición decididos a por el empate y sobre los seis minutos, conseguirían su premio cuando Lorenzo Faravelli robó la pelota sobre mitad de cancha, tocó para Santiago Silva, este abrió a la derecha para que Maximiliano Comba le ponga un centro perfecto al iniciador de la jugada, Faravelli, definiendo y derrotando a Jeremías Ledesma para establecer el 1-1

Luego del gol del Lobo, el cotejo se tornó chato y repleto de imprecisiones. Las lesiones comenzaban a jugar un papel determinante en unos y otros y Zampedri, Washington Camacho, Leonardo Gil y Faravelli debían retirarse prematuramente acongojados por dolencias. En cuanto a situaciones de claridad, solamente un cabezazo de Silva salvado por Ledesma y un tiro de Ruben que se iría cerca era lo mejor que entregaba el partido.

El tiempo fue transcurriendo, los 90 minutos llegaron a su fin con igualdad en uno entonces el campeón de la Copa Argentina debía definirse desde los 12 pasos. En la instancia decisiva, el Canalla no perdonó en ninguno de sus cuatro ejecuciones (Nestor Ortigoza, Ruben, Parot y Matías Caruzzo) mientras que Gimnasia solamente pudo marcar con Jan Hurtado (erró Silva y Ledesma le contuvo a Manuel Guanini) para conquistar el trofeo con resultado de 4-1.

De esta manera, Rosario Central se quitó, de una vez por todas, la espina de las finales malogradas en 2014, 2015 y 2016, coronándose como campeón de la Copa Argentina y cortar la sequía de 23 años sin títulos. De la mano de Bauza, el Canalla se cuelga la 11° estrella de su historia y se gana un boleto para disputar la Superfinal en el 2019 ante Boca así como también un lugar para la Copa Libertadores.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*