Partidos del día de hoy

BOCA JUNIORS 2 – PALMEIRAS 0: QUINCE MINUTOS EN PIPA

Foto: Departamento de Prensa de Boca Juniors

Cero a cero. Partido trabado y lento. Ni Boca Juniors ni Palmeiras arriesgaban demasiado. Cualquier error se podía pagar caro. Pero Guillermo Barros Schelotto acertó en lo que suele ser criticado: los cambios. El Mellizo metió a Darío Benedetto y nada volvió a ser lo que era. El Pipa regresó al gol y no sólo convirtió uno sino que hizo dos para darle al Xeneize un gran distancia en la ida de las semifinales de la Copa Libertadores.

Ninguno de los dos equipos regaló nada en el primer tiempo, en donde no hubo muchas situaciones de peligro. Los argentinos propusieron un control de pelota y el riesgo de disparos desde afuera del área como los de Lucas Olaza y Leonardo Jara más un cabezazo de Carlos Izquierdoz dentro de la zona prometida. Sin embargo, la etapa inicial se jugó al ritmo de Felipe Melo, el mediocampista central del Verdao con una experiencia para tirar al techo. El grandote corrió, metió y recuperó todo aunque los brasileños fueron inofensivos en ataque. El cero estaba bien.

El conjunto de la Ribera siguió con las intenciones en campo enemigo y su rival se paró de contra. Hasta los 35 minutos, el duelo continuó mostrando más roce que fútbol pero el crecimiento del nivel futbolístico de Pablo Pérez ayudó al local a ser más claro a la hora de atacar junto al esfuerzo en la marca de Wilmar Barrios y Nahitan Nández. Cuando el equipo del Guille perdió frescura, Sebastián Villa y Benedetto saltaron a la cancha y, justamente, ellos abrieron el camino hacia un triunfazo: córner del colombiano y cabezazo cruzado y perfecto del Pipa dentro del área para destrabar el cero. Hasta ahí era suficiente por cómo se dio el trámite del juego pero Benedetto tenía guardado otro golazo: recibe de Pérez, se saca la marca de encima con un movimiento magistral y remata al lado del palo para inflar la red por segunda vez. Un 2 a 0 crucial y final.

Boca volvió a imponer su mística copera y, en quince minutos, resolvió un partido complicado con un estupendo ingreso de Darío Benedetto, que anotó los dos goles de una noche inolvidable de Copa Libertadores. El arquero, seguro. La defensa, impecable. El mediocampo, tres fieras. Arriba, sólo Wanchope y luego, la genialidad del Pipa. El Xeneize no jugó un gran encuentro pero hizo lo que tenía que hacer: ganar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*