Partidos del día de hoy

BÉLGICA 1 – HOLANDA 1: SOBRE EL NIVEL DEL MAR

Foto: www.mirror.co.uk

El triunfo de La Naranja Mecánica del pasado sábado sobre Alemania, en Amsterdam, le sentó a la perfección al seleccionado de los tulipanes para recuperar ese ego necesario con el fin de afrontar cotejos de monta brava. Los Diablos Rojos, de formidable Mundial en Rusia 2018, no pudieron vencer a sus vecinos en Brusleas por el amistos de la fecha FIFA en el que acabaron igualados en uno.

Los Países Bajos emergieron. Si bien Holanda siempre contó con una buena cuota futbolística por historia, los últimos años fueron tediosos para un territorio que vive este deporte como pocos en el globo terráqueo. Bélgica, con una de sus mejores generaciones por lejos, puso un mix en el King Baudouin mostrando que su tren ofensivo está intacto pero dejando espacios en defensa que pudieron costarle caro.

Fueron los dirigidos por Roberto Martínez quienes se pusieron en ventaja rápidamente. La noche de Bruselas encontró el primer grito a los 4 minutos cuando el fondo visitante no pudo despejar con creces un buen desborde de Eden Hazard. Y con la pelota boyando en el rectángulo mayor, fue Dries Mertens quien se encargó de colgar el esférico del ángulo superior izquierdo de la cueva defendida por Jásper Cillesen.

Con el 1 a 0 Bélgica tuvo el segundo en la cabeza del gran Romelu Lukaku pero su testazo, en el área chica, se fue por encima del travesaño. Holanda reaccionó con prisa y comprendiendo que no debía darse por vencido tan pronto. Memphis Depay exigió a Simon Mignolet antes del cuarto de hora, y un ratito más tarde, asistió a Arnaut Dajuma quien pudo vengarse y batir la resistencia del actual guardameta del Liverpool de Inglaterra.

El 1 a 1 antes de la media hora inicial invitaba a soñar con un veradero partidazo. Incluso cuando el reloj apenas había pasado el minuto 30, el palo derecho del dueño de casa le negó el gol a Quincy Promes. Pero todo se fue diluyendo por falta de eficacia en sendos bandos. Eden Hazard antes del descanso careció de puntería en una situación inmejorable. Y en la complementaria fue Cillesen quien le contuvo dos intentos a Michy Batshuayi. De la Naranja Mecánica realmente no pudo verse mucho con excepción también de un par de buenas intenciones del descendiente de dominicanos, Pablo Rosario.

Holanda, sin poder batir a un rival que anda afilado, demostró que el triunfo frente a Alemania le hizo recuperar ese espíritu de gran seleccionado que había perdido por el camino en los últimos tres años. Bélgica, comprendiendo que era un amistoso, aprovechó para probar otras piezas pero debió conformarse con un empate 1 a 1 en la noche de Brusales donde los Países Bajos volvieron a dar muestra de emerger a pesar de cualquier tipo de impedimentos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*