Partidos del día de hoy

EDITORIAL: NO SEAS PAVÓN, NO HAGAS LA DE ARMANI

Que Franco Armani sea una pieza fundamental para el mundo Millonario no quedan dudas. Que Cristian Pavón lo sea para el pueblo Xeneize tampoco. Lo cierto es que ni el arquero ni el atacante se sumaron a la gira con la Selección Argentina por Arabia Saudita debido a lesiones que, casualmente, aparecieron el mismísimo domingo previo a subirse al avión.

Cuesta dudar de las palabras de los médicos que realizan un juramento hipocrático sobre el desempeño de su profesión. Sin embargo el hincha desconfía. Hay tufo. Suena raro. Y el motivo no tiene réplica alguna. Porque ni River se jugaba el título mundial frente a Sarmiento de Resistencia en Mendoza, ni Boca un boleto a Qatar 2022 contra Racing en Avellaneda. Pero tanto el uno como el siete, respectivamente, no fueron reemplazados.

Una distensión, “nada grave”. De todos modos, mucho riesgo para dejar en cancha al arquero top del fútbol argentino frente al Decano de Resistencia. ¿Y si por continuar la lesión se agravaba aún más teniendo semifinales de Copa Libertadores por delante?. Una molestia el recto fue el motivo de la baja del hombre de Azul y Oro que, sobre todo en el final del partido en Avellaneda, corrió sin parar para que su equipo lograse la épica remontada con empate 2 a 2 sobre el puntero. ¿Cómo arriesgarlo de semejante forma si en dos semanas se viene el crucial partido ante Palmeiras para soñar con un Superclásico en el torneo continental por excelencia?

Frente a todo este abanico de incertidumbres quedan muchos planteos por delante. Uno de ellos es que posiblemente la camiseta de Argentina no tenga el encanto de otros años y la aguja no se mueva a favor o en contra de alguna citación. Otra de ellas es que el combinado Albiceleste padece una sal tremenda y posiblemente requiera de algún servicio esotérico para que no ocurran más situaciones como estas. Pero lo único cierto es que si los sueños son representar al país, a River o a Boca, lo mejor es que no seas Pavón y no hagas la de Armani. Jugar hasta el final, con una molestia, puede perjudicar el proyecto del club o del seleccionado. A no ser que haya que desconfiar del juramento hipocrático de los médicos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*