gtag('config', 'UA-63643000-1');

Foto: @Agropecuario_Of

La parda sin goles entre el Sojero y el Funebrero tuvo solamente un aspecto positivo. Entrenados por sendos arqueros, el equipo de Sebastián Saja pudo lograr otra valla invicta que le permita sumar al menos un punto mientras que los de Jorge Vivaldo consiguieron que no les conviertan al menos un tanto por vez primera en lo que va de la temporada. Así, el 0 a 0 en Carlos Casares al menos dejó felices a los guardametas.

Chacarita Juniors llegbaba a este encuentro con un poco más de oxígeno después de un arranque para el olvido. Tres derrotas al hilo habían puesto en jaque al «Flaco» y a un plantel que se armó con intenciones de volver a Primera pero empezó errándole a las teclas en la orquesta del Nacional B. Agropecuario, una fotocopia del campeonato 2017/18, empezó con el pie derecho pero ya sumó tres encuentros sin disfrutar de una victoria.

El primer tiempo fue interesante. Porque arrancó mejor el dueño de casa encontrándose con un atentísimo Pedro Fernández que atrapó un disparo de Agustín Díaz y otro del ex Tigre, Aldosivi y Olimpo, Jonathan Blanco. Después los dirigidos por el otrora arquero de Racing, sufrieron los embates de la escuadra comandada por quien supo defender los tres palos del Tricolor y de Independiente Rivadavia de Mendoza.

Cuando Chacarita se acomodó en la verde gramilla, llegó con firmeza y exigió a Emanuel Trípodi. Un zapatazo de Ramón Lentini dio en el travesaño. El mismo larguero le negó la chance de gol al ex Platense, Francisco Vazzoler. La dupla de ataque visitante volvía a probarse ese vestido de peligro con el que lastimaron a Villa Dálmine la semana anterior. Y Agropecuario aguantó como pudo hasta llegar al descanso.

En la complementaria, el Sojero tomó la iniciativa nuevamente. Blanco se transformó en una jaqueca para la retaguardia del Tricolor de Villa Maipú. La salida de Agustín Díaz por alguien con mayor experiencia en ataque como Cristian Barinaga no le dio el resultado esperado. El Funebrero no contó con el mismo peso de la etapa inicial y vio como se consumían los minutos para bajarle la persiana a una parda que suma siempre y cuando ganen en San Martín el venidero sábado.

Agropecuario no pudo sumar de a tres como para escalar posiciones y acercarse a la cima que le perteneció hasta la segunda fecha. Chacarita Juniors empezó a acomodarse tras un arranque fatídico. El empate 0 a 0 le trajo solamente una sonrisa a los arqueros que cuidaron el invicto de sus vallas. Aunque también una mueca de alegría a los entrenadores que, por su pasado, comprendieron la importancia de conservar sin goles sus propias retaguardias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *