SAN JORGE 3 – CRUCERO DEL NORTE 1: ¿EXPRESO? SINGER

Foto: @NEADeportes

El Colectivero necesitaba que alguien le hiciera frente en esta temporada del Federal A  pero no se esperaba con semejante golpe en el Jardín de la República. El Expreso lo superó ampliamente, consiguió la primera victoria del campeonato, y con el 3 a 1 dejó a los misioneros con las ganas de quedar como único escolta del único líder que tiene la zona que es Boca Unidos de Corrientes.

A Crucero del Norte no le ha ido bien fuera de Santa Inés. En su casa cosechó puntaje ideal pero cada vez que tiene que subirse al ómnibus, su regreso termina siendo con las manos vacías. San Jorge se aprovechó de ello en Tucumán y, tras sumar un punto de doce que había disputado, pudo conseguir un triunfo de oro que le da aire para no quedar como el único equipo del grupo 4 que todavía no había ganado.

El equipo de Sandro Barbaro sufrió dos penales en contra en los primeros 45 minutos. El primer disparo desde los doce pasos lo anotó un histórico de Atlético Tucumán que también tuvo un paso por Huracán de Parque Patricios. César Montiglio abrió la cuenta y luego, antes de irse al descanso, ejecutó la pena máxima el sunchalense, Rubén Tarasco, para vulnerar la retaguardia de Marcos Argüello.

El Colectivero, golpeado y aturdido, salió a buscar el descuento en la tarde tucumana pero le costó demasiado conseguirlo. De hecho el 2 a 1 se dio cuando iban 47 minutos de la complementaria con un cabezazo de Federico Martínez. Pero, lejos de armarse el partido y de pelear por la parda, el dueño de casa se encargó de bajar la persiana de la contienda 120 segudos después con un tanto de Jorge Zambrano.

San Jorge, antes de tener su fecha libre, consiguió cantar victoria por primera vez en la temporada. Esta vez fue por 3 a 1 frente a un durísimo contricante como Crucero del Norte. El Colectivero volvió a Misiones pensando en que deberá levantar cabeza frente a Juventud Antoniana de Salta pero con la preocupación de haberse sentido superado por un Expreso que le dio un golpe a las aspiraciones de la escuadra mesopotámica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *