BANFIELD 1 INDEPENDIENTE 1: EMPATE ROJO

El Taladro no supo como doblegar a su rival pero la visita si entendió que hacer para jugar con uno menos durante casi todo el partido, controló las acciones en el segundo tiempo y hasta estuvo cerca de ganarlo. Los de Holan salieron mejor parados y conformes con el punto obtenido en el Florencia Sola.

Prácticamente el color rojo apareció durante toda la tarde noche del sábado. En primer lugar, un cielo que amenazó con suspender el cotejo a causa de una posible tormenta eléctrica que si hizo su trabajo al no poder dejar jugar a Defensa y Justicia y Estudiantes en Florencio Varela. El cielo, cubierto de nubes y con un atardecer rojo durante algunos minutos.

Cada partido es diferente y eso es lo que hace tan bello y sorprendente a este deporte. Nadie se habría imaginado que Pablo Hernández iba a durar tan solo diez minutos en cancha por dos infracciones cometidas (bien amonestado en la primera infracción y muy discutida fue la segunda). Claramente cambió totalmente los papeles del partido. Lo que parecía un dominio absoluto en los papeles, de a poco empezó a darse vuelta. Nicolás Bertolo volvió luego de su lesión y demostró porque la gente lo quiere tanto. Y encima por ese lado, Falcioni le dio una oportunidad a Claudio Bravo que reemplazó a Adrián Sporle y lo hizo de gran manera.
A los 21 minutos, el 3 del taladro se proyecto por su zona, quiso hacer un pase largo para el ex River y Boca, Fabricio Bustos rechazó a medias y Le volvió a quedar a él que enganchó para adentro ya a pocos metros del área grande y le dio una asistencia a Dario Cvitanich que la frenó con derecha y le pegó de zurda al primer palo para que Martín Campaña nada pudiera hacer para evitar el primer tanto del partido.

Banfield no se sobresaltó y entendió que necesitaba dosificar sus esfuerzos, atacar en momentos específicos sin poner en peligro a Mauricio Arboleda.

El Rojo sufrió mucho la expulsión del chileno porque es uno de los jugadores que más conexión tiene con la parte ofensiva, Martín Benítez tuvo que retrasarse y Silvio Romero quedó un poco más solo peleandose con los defensores rivales, aguantando la pelota hasta que llegara un compañero suyo.

Los jugadores que tampoco gravitaron en el primer tiempo fueron Ezequiel Cerutti que tuvo que lidiar con Bravo que nunca lo dejó libre y Maximiliano Meza que estuvo poco en contacto con el balón y no fue desiquilibrante como lo es habitualmente. Antes de finalizar el primer tiempo, fue reemplazado por Fernando Gaibor más por un orden táctico que por su juego.

El segundo tiempo fue totalmente diferente. Lo que Banfield había construido casi sin querer, lo fue destruyendo independiente. La visita empezó a manejar y hacerse dueño de la pelota mientras que el Taladro también le cedió el protagonismo.
El cambio de Cerutti por Emanuel Gigliotti dio resultado casi al instante.

En primer lugar un pelotazo a la espalda de Jorge Rodríguez para Silvio Romero insinuó lo que pasó minutos después.
A los 17 minutos, un pase entre líneas de Benítez para el Puma que la controló , eludió al Corcho y cuando quedó solo contra Arboleda pudo definir cruzado para estampar el empate que ya se veía venir.

En cuanto al cuadro local, poco y nada en esa etapa complementaria. Se vio abrumado y desconcertado. La única llegada clara fue un remate cruzado de Cecchini que no pasó muy cerca del palo izquierdo.

Independiente tuvo dos jugadas claras como para llevarse los tres puntos. Un remate de afuera del área del ex Lanus Romero que el guárdametas colombiano la alcanzó a tocar, pegó en el palo y se fue y la última fue tras un centro que Emanuel Britez pudo anticipar al arquero y la pelota se elevó pero cayó en el techo del arco.

El Rojo elevó su rendimiento y en la etapa complementaria poco se notó que jugaba con uno menos. Mientras que el local no supo como doblegar a su rival y careció de ideas ofensivas a la hora de querer ganar el encuentro.

Banfield tendrá que aprender ya que los errores se pagarán caros si los vuelve a cometer el próximo jueves cuando se enfrente a Defensa y Justicia por los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Por otro lado, el Rojo jugará el próximo viernes por la Superliga pero también mirará de reojo porque unos días más tarde jugará frente a River en el Monumental para saber quien de los dos pasará a las semifinales de la Copa Libertadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *