Partidos del día de hoy

PLATENSE: LA LESIÓN DE CURUCHET FUE LA DERROTA MÁS DURA

Foto: @RominaCammarata

Los partidos hay que jugarlos y, de hecho, el Calamar le hizo frente al Millonario durante toda la contienda de octavos de final de Copa Argentina en cancha de Lanús. Sin embargo, cuando recién empezaba el partido, sufrió un golpe mucho más duro que el 2 a 0 que los eliminó del sueño de continuar en el certamen. Una durísima lesión de Facundo Curuchet, los gestos desgarradores del atacante que se metió en el corazón del pueblo Marrón, y el apoyo completo de todo el plantel y el cuerpo técnico para el ex hombre de Independiente Rivadavia de Mendoza.

Curuchet venía de meterle dos goles a Chacarita Juniors en el triunfo de un Platense que sumó de a tres en San Martín y empezó a ilusionarse con hacer una interesante campaña en su retorno al Nacional B. El hombre surgido de Colón de Santa Fe era una de las grandes promesas del Sabalero hasta que en diciembre de 2010 sufrió la fractura de tobillo en un partido disputado con Newell´s Old Boys de Rosario.

En la misma pierna, el delantero del Marrón esta vez tuvo otra lesión de esas durísimas. El partido no llegaba al cuarto de hora y el “siete bravo” del Calamar fue a robar una pelota con el juvenil Cristian Ferreira que impactó en el pie del profesional del equipo de Vicente López que cayó mal y encima fue embestido por un compañero, Hernán Lamberti, que en el primer parpadeo no notó nada raro.

Rápidamente Curuchet quedó tendido en el piso. Entró la asistencia médica. Hicieron señas para que Fernando Ruíz lo sustituyera. Ingresó Diego Tonetto y el jugador saliente no dejaba de tomarse la cabeza, de lamentarse. Una mezcla de dolor, rabia y tristeza se notaba en el rostro del entrerriano que fue trasladado al hospital y luego, el médico del plantel, terminó confirmando la fractura de peroné con una recuperación no menor a los tres meses.

El cotejo siguió, Platense le hizo frente a River que sólo pudo vencerlo a través de dos penales. Pero la derrota más dura no fue la eliminación en manos del conjunto Millonario. La peor caída fue la pérdida de un jugador de la clase de Curuchet que se quedó en el equipo tras el ascenso, continuó siendo esa pieza desequilibrante, y dentro de las cosas lindas que tiene el fútbol, logró meterse en el corazón del hincha. Por eso mismo, el pueblo Calamar sale con la cabeza en alto por un 2 a 0 en contra, pero cabizbajo por lo que será la ausencia de un hombre que trascendió lo deportivo y demostró que seguirá peleándola para quedar en el cariño eterno de toda la banda del Marrón.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*