Partidos del día de hoy

ESTUDIANTES DE LA PLATA 0 (4) – LUJÁN 0 (1): EDUARDO MANERA, CON LUJÁN EN EL MEDIO

El Pincharrta ganó con mística. Sin jugar bien, cuidando el cero en su arco cuando no le encontraba la vuelta en ofensiva, la escuadra que tuvo como referente a Eduardo Manera tuvo a Luján en el medio. Los de la Basílica jugaron un partidazo pero perdieron en la tanda de penales por 4 a 1 tras acabar igualados 0 a 0 durante los 90 minutos reglamentarios. Con esta victoria, Estudiantes de La Plata jugará en octavos de final con el ganador del cruce entre San Lorenzo de Almagro y Colón de Santa Fe.

El León arrancó decidido a ganarlo y se aprovechó de un temeroso contrincante. Al minuto de juego fue Matías Pellegrini quien probó con un remate que se fue desviado. Parecía que sería todo del conjunto del sur bonaerense pero, los de la Basílica sorprendieron con un disparo de Maximiliano Pighín que se perdió bien cerca del poste izquierdo del arco defendido por Mariano Andújar.

Cuando la escuadra de Primera C dejó de lado sus dudas, le jugó de igual a igual a un rival que supo besar el oro mundial en otras épocas. Incluso, en ciertos pasajes, los dirigidos por Mariano Campodónico fueron superiores al grupo de conducidos por Leandro Benítez. Pero durante gran parte del primer tiempo intercambiaron, palo y palo, acciones de riesgo por ambos lados.

A los 10 minutos apareció Gustavo Ruhl para ahogarle el grito a Jonatan Schunke. El ex Acassuso, con unos reflejos bárbaros y la ayuda del travesaño, mantuvo su valla en cero. Cuando iban 24 fue Gastón Sánchez, una de las figuras de la tarde, quien llegó al fondo a pura potencia pero su remate dio en la cara externa de la retaguardia Pincharrata tras una gran acción colectiva del club del oeste.

Ruhl volvió a brillar a los 25 cuando respondió con creces ante un cabezazo letal de Lucas Rodríguez. Después de la media hora, cuando Luján dejó atrás todos sus miedos, dejó una imagen formidable. Juan Cruz Vera Borda exigió a Andújar y, antes de irse al descanso, fue Lucas Chambi quien probó desde afuera pero le faltó un poco de puntería para empezar a gestar el batacazo en cancha de Arsenal.

Durante la complementaria, fueron los de Campodónico quienes hicieron una lectura ideal del partido. Ordenados en el fondo, Estudiantes de La Plata recién pudo crear algo de peligro a cinco minutos de final a través del ingresado Mariano Pavone. El resto fue del conjunto de la Basílica que pudo ganarlo con un tiro de Luciano Monasterio que se fue alto, o sino con un zapatazo de Federico Carneiro que aprovechó un yerro defensivo de los de Benítez pero no contó con la fortuna necesaria para mandarla al fondo del arco.

El Pincharrata con mística, aguantaba los embates, sabía que tenía una carta extra guardada. La importancia de cuidar el cero en su arco trajo sus frutos en la tanda de penales. Allí el León mostró sabiduría, experiencia, templanza. Los platenses patearon cuatro veces y convirtieron todas gracias a los buenos disparos de Gastón Fernández, Pavone, Rodríguez y Schunke. Para el Lujanero fallaron Chambi y Alan Seguel, luego convirtió Juan De Tomaso, pero ya era tarde.

Con el peso de la historia, con esos valores que supo pregonar Eduardo Manera, Luján estuvo en el medio para complicarle la vida a un Estudiantes de La Plata que celebró gracias a los tiros desde los doces pasos. Allí ganaron 4 a 1 para dejar en el camino a un durísimo y dignísimo rival que estuvo muy cerca de jugar en octavos de final contra San Lorenzo de Almagro o Colón de Santa Fe.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*