gtag('config', 'UA-63643000-1');

TEMPERLEY 0 – VILLA DÁLMINE 2: VOLVIÓ EL DÁL-MIÑO

El furor de los dibujos animados estadounidenses hizo que en Campana apareciera un hincha del Viola disfrazado de Miñon para entretener a la gente. Una vez apagado el fervor por dichas caricaturas, el elenco del norte bonaerense volvió a esas viejas andanzas para sacar más sonrisas. Un gol de Mariano Miño abrió el camino para que los dirigidos por Felipe de la Riva canten victoria por 2 a 0 ante el Gasolero, sumen puntaje ideal en la temporada, y se trepen a lo más alto de la tabla de posiciones del campeonato del Nacional B.

El regreso de Temperley a la segunda categoría, tras unas dulces estadías en la Superliga, no fue el esperado. Una derrota en Mendoza los obligaba a cambiar la imagen en el Teatro de los Sueños de Turdera. Sin embargo, el conjunto de Gastón Esmerado, no gravitó en la noche del sur del Gran Buenos Aires. Y la falta de peso ofensivo fue aprovechada por un Villa Dálmine que reguló durante la etapa inicial y apretó el acelerador en la complementaria para quedarse con tres puntos de oro.

Ya en el primer tiempo, donde pasó poco y nada, el Viola fue levemente superior al Celeste. Un poco de juego brusco en el arranque fue bien resuelto por Mario Ejarque que no dudó en sacar algunas tarjetas amarillas para que apuesten a trabajar con la pelota y no pensando en chocar con el rival. Pero, las ideas se ausentaron del Alfredo Beranger y el 0 a 0 con el que caminaron al descanso parecía ser totalmente justo.

En el arranque de la complementaria, Villa Dálmine comprendió que tenía armas para atacar a su oponente. Temperley, jamás entró en juego hasta que los hombres del uruguayo De la Riva se pusieron en ventaja. Iban 16 minutos de la segunda parte cuando un centro de Federico Jourdan fue capitalizado por Miño. El delantero nacido en Mercedes y con pasado por el fútbol de Estados Unidos, mató la pelota de pecho, aprovechó que Lucas Mancinelli siguió de largo, y castigó contra las redes de Matías Fidel Castro para estampar el 1 a 0.

El «Gato» Esmerado, sacudido por la derrota parcial, metió cambios que le lavaron la cara al Gasolero. El ingreso de Leonardo Di Lorenzo, con su «tiki tiki» habitual, permitieron que el dueño de casa se organice mejor en ofensiva pero, a esa altura, ya era tarde. Iban 24 cuando Lucas Wilchez perdió una pelota en salida, el propio Miño tomó la lanza, sacudió contra la retaguardia del Gasolero, y en el rebote apareció Ijiel Protti para estirar la ventaja en favor del Viola.

Temperley, en desventaja, se despertó para inquietar a Juan Ignacio Dobboletta pero, el ex Racing y Acassuso, sólo veía pasar el peligro por sus costados. Ya era tarde para el dueño de casa que dejó pasar la chance de sumar en su casa. Villa Dálmine cantó victoria por 2 a 0 y trepó a lo más alto del campeonato producto del goleador del torneo, Protti, y de Miño que hizo un festejo de anteojos como si también pudiese simular a Dálmiñon.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *