ESTUDIANTES 4 – JUSTO JOSÉ DE URQUIZA 2: UNA ILUSIÓN HABITUAL

Al equipo que dirige Diego Martínez nada lo asusta. Orden, claridad y una idea de juego son parte de las características que definen al Estudiantes 2018/19. Ayer por la noche, en el Ciudad de Caseros, volvió a dejar una buena imagen ante su gente tras derrotar 4-2 a Justo José de Urquiza con tres goles de Juan Pablo Ruíz Gómez y otro de Fernando Joao, mientras que Walter Lugo y Ezequiel Bustamante anotaron para el Celeste. El partido contó con la presencia de 700 hinchas visitantes, hecho que se produjo después de 12 años en la tercera división del fútbol argentino.

En la última temporada al Pincha se le escapó el ascenso a la B Nacional como arena entre los dedos. Pero la llegada de Martínez hizo posible cambiar el chip y dar vuelta la página para comenzar a escribir una nueva historia que, por ahora, tiene tres capítulos positivos. El Matador venía de vencer a Almirante Brown (2-0) y a Defensores Unidos de Zárate (1-0). Y con el triunfo de anoche generó una ilusión que se hizo habitual en Caseros en los últimos campeonatos.

Desde el pitazo inicial de Eduardo Gutiérrez, Estudiantes fue más que Jota Jota. A los 19 minutos abrió el marcador con un tiro libre a favor. Juan Pablo Ruíz Gómez se hizo cargo de la jugada detenida. Diego Córdoba no pudo controlar el centro y se le metió la pelota. Enseguida, a los 22, tras una gran jugada del tridente ofensivo del equipo local llegó el segundo grito de la noche: Lionel Altamirano habilitó a Fernando Joao, quien dejó en el camino a Bustamante, y le dio un pase al Huevo Ruíz Gómez para que la empuje y estire la diferencia. Pero el Pincha se relajó y, a los 39, Lugo descontó de cabeza.

En el complemento la intensidad de Estudiantes volvió a ser similar a la del arranque del partido. Con pocos toques, el Matador complicaba a la defensa de Justo José de Urquiza y llegaba al área rival con facilidad. A los 16, Ruíz Gómez marcó el tercero tras apropiarse del rebote del remate de Joao que había pegado en el palo. Al Pony se le negó el gol en varias oportunidades, pero a los 22 tuvo una revancha: quedó mano a mano contra Córdoba, amagó, definió sobre el palo derecho del arquero y le puso el 4-1 parcial. La pelota parada volvió a ser dificultosa para los locales: desde un córner, Bustamente, de cabeza, descontó para Jota Jota y cerró el marcador.

Fue una noche ideal para Estudiantes. Gustó, ganó y goleó. Por una horas será el único líder con puntaje ideal. Si Atlanta no le gana a Deportivo Español, se quedará solo en lo más alto de la tabla de posiciones. Un dato para destacar fue la presencia de ambas hinchadas en un partido de la Primera B Metropolitana después de 12 años. Fue un gran paso para que, de a poco, se sueñe con poder observar los estadios con público local y visitante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *