COPA DEL MUNDO: A 20 AÑOS DE FRANCIA CAMPEÓN

Foto: eurosport.fr

La final entre Francia y Croacia del próximo domingo marcó algunos datos estadísticos. Uno de ellos fue aquel partido del Mundial en 1998, cuando Le Bleus avanzaron al último partido definitorio luego de derrotar a los croatas. Lo cierto es que hoy, 12 de julio, se cumplen veinte años de la coronación francesa en la Copa del Mundo organizada por ellos mismos.

Francia 1998 marcó una mutación en las Copas del Mundo. Es que fue el primer Mundial en disputarse con 32 equipos. Así, selecciones como Japón, Jamaica y Croacia pudieron acceder por primera vez al máximo torneo del fútbol. También hubo varios países que volvieron a ser parte del campeonato luego de muchos años de ausencia.

Para ese entonces, el Grupo A del torneo era encabezado por el último campeón del Mundo (ahora ese lugar lo ocupa el país anfitrión). Por eso, Francia recaló siendo cabeza de serie del Grupo C por sorteo. La selección dirigida en ese momento por Aimé Jacquet, venía de dos faltazos en Italia ’90 y Estados Unidos ’94, y su clasificación en 1998 se debió exclusivamente por ser organizador del certámen. A priori y, sin haberse consagrado nunca campeón del mundo, Francia no era un claro favorito a levantar la copa.

Las miradas cambiaron cuando comenzó a rodar la pelota. Sin mucho esfuerzo, los galos ganaron los tres partidos de su zona: 3 a 0 a Sudáfrica, 4 a 0 a Arabia Saudita y 2 a 1 a Dinamarca. Si bien fue un grupo accesible, resaltaron figuras como Didier Deschamps, Youri Djorkaeff, Emmanuel Petit, Laurent Blanc, Marcell Desailly, un jóven Zinedine Zidane, otro jóven Thierry Henry y el arquero Fabién Barthez. Era un equipazo.

En la fase eliminatoria las cosas se pronunciaron un poco más complicadas. En octavos de final, Paraguay -que había terminado segundo en el Grupo D- fue un duro obstáculo en el Estadio de Lens. El empate en cero no se movía y, recién a los 114 minutos de tiempo suplementario, Laurent Blanc concretó el primer Gol de Oro en los Mundiales para clasificar a Francia a cuartos de final. Con el partido a cuestas con el equipo sudamericano, los franceses se dieron cuenta que llegar a la final no sería nada sencillo: el próximo rival era Italia, tres veces campeona del mundo -una de ellas en Francia, en 1938-. El encuentro con los tanos se dio en el Nuevo Stade de France, construído expresamente para el Mundial en las afueras de París en Saint Denis. De idéntico partido contra Paraguay, el 0 a 0 fue una fija durante los 90 minutos reglamentarios y no hubo gol de oro que incline la balanza. Así las cosas, los penales favorecieron al país anfitrión, que tuvo en Barthéz a la figura clave al atajarle un remate a Demetrio Albertini.

Las semifinales eran un hecho y todo un país hablaba de lo conseguido, ya que en 1986 también se había llegado a esta instancia sin poder avanzar a la final. Por eso, el duelo ante Croacia era trascendental para la historia futbolística de Francia. La sorpresa fue rápida para todos los espectadores que se acercaron nuevamente al Stade de France el 3 de julio de 1998, porque a través de Davor Suker -goleador del torneo-, Croacia se puso a favor 1 a 0. En seguida, Lilian Thuram puso el empate y, antes de finalizar el encuentro, el mismo defensor selló el 2 a 1 para ubicar a Le Bleus por primera vez en la final de un Mundial.

La final del Mundial de Francia ’98 se dio el 12 de julio en el Stade de France de Saint Denis (si, Francia disputó tres partidos seguidos en ese estadio). El rival era Brasil, último campeón del mundo. Brasil se consagró en Estados Unidos ’94 sin mostrar un juego destacado, pero contó con Romario, un goleador letal ausente por lesión en Francia 1998. Sin su máxima figura, el reemplazante fue un jóven Ronaldo. El por entonces jugador del Inter de Milán llevó a cabo un grandioso Mundial en tierras francesas, pero horas antes de disputar la final, sufrió una crisis cardíaca. Mario Zagallo, igualmente, lo incluyó en la alineación titular, pero el atacante jugó un tibio partido definitorio debido a su estado de salud. Francia, por su lado, disputó el partido de su vida y goleó 3 a 0 a la verdeamerela ante más de 80.000 personas. Zinedine Zidane, en dos ocasiones, y Emmanuel Petit le dieron el triunfo y la primera consagración mundial a un justo campeón.

Veinte años más tarde, Francia se encuentra en otra final. Quedan restos y mística de aquellos campeones, ya que Didier Deschamps, capitán del equipo en cuestión, es ahora entrenador de Pogba, Mbappé, Griezmann y companía. Un buen recuerdo, de un gran campeón en la historia de los mundiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *