Partidos del día de hoy
  • [ Nacional B 2018/2019 ] Platense - Deportivo Moron
  • [ Primera C 2018/2019 ] Dock Sud - General Lamadrid
  • [ Primera C 2018/2019 ] San Martín (Burzaco) - El Porvenir
  • [ Primera C 2018/2019 ] Deportivo Laferrere - Deportivo Merlo
  • [ Primera C 2018/2019 ] Argentino (Quilmes) - Luján

TENIS: MIDDLE SUNDAY, OTRA TRADICIÓN DE WIMBLEDON

Foto: sextoanillo.com

Por su riguroso apego a la conservación de las tradiciones, Wimbledon es llamado “The Guardian”. Una de ellas, que se respeta estríctamente, es el domingo de descanso al final de la primera semana de competencia, denominado “Middle Sunday”.

Wimbledon y la lluvia conforman una pareja prácticamente indisoluble pero el nuevo techo retráctil en la pista central (también está proyectado techar la pista 1 para el año 2019). Ha permitido evitar tantos tiempos muertos en los cuales no se podía llevar a cabo la programación establecida y, a causa de ello, es que los organizadores se veían obligados a continuos reordenamientos de partidos. Esta tediosa situación se transformaba, con asiduidad, en una verdadera tortura para jugadores y espectadores y se imponía irremediablemente a llenar horas y horas de televisación con entrevistas, informativos y repeteciones de partidos.

En 1985, la seguidilla de lluvias durante la primera semana del torneo, solo permitió que se, a duras penas, complete la primera ronda y todos esperaban la decisión de las autoridades de jugar el primer día del medio, algo totalmente fuera de las normas. Sin embargo, el comunicado emitido por el club respecto a los problemas ocasionados por las malas condiciones climáticas decía “Debido a la lluvia queremos expresar nuestras excusas a los espectadores porque la calidad de las fresas, este año, no es la mejor”, pero Wimbledon es Wimbledon y ese domingo, al tenis no se jugó.

La tradición de no competir los domingos tiene origen religioso dado que “el séptimo día es para descansar”. Incluso, recién a partir de 1983, luego de arduas negociaciones con los vecinos del complejo, se programó la final de caballeros para el segundo domingo del torneo, pero el “Middle Sunday” fue innegociable. Sólo en cuatro oportunidades, el club abrió sus puertas el domingo intermedio. La primera vez en 1991, cuando la lluvia, tenaz enémiga de Wimbledon, había caído en forma incesante durante la primera semana y los pronósticos no eran alentadores para la siguiente. Las otras veces que fue hubo que dejar de lado la tradición y hubo acción en las pistas en el “Middle Sunday” fueron en 1997, 2004 y la más reciente, en el año 2016.

Afortunadamente, este año, el clima no jugó un rol protagónico en la primera semana del torneo, el “middle Sunday” fue realmente una jornada de descanso y con todos los partidos de octavos de final de singles de caballeros y damas, el lunes continuará la acción en el All England Club.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*