PLATENSE: NAZARENO FERNÁNDEZ, QUILOMBO

Foto: @caplatense

El Calamar salió campeón de la B Metropolitana el pasado mayo y, la dirigencia, buscó renovar los contratos del equipo que le dio una gran alegría a la gente del Marrón. No obstante, uno de los jugadores que no seguirá en la institución de Vicente López ha sido Nazareno Fernández Colombo. Hasta ahí, nada fuera de lo común en un mercado de pases. No obstante, la relación entre el club y el defensor, no culminó de la mejor manera.

A comienzos de junio comenzó a fracturarse el vínculo. Ni el deportista ni la comisión directiva de Platense lograban llegar a un acuerdo. Muchos de los que lograron el objetivo estampaban sus firmas pero este no era el caso y finalmente se sumó a la lista de bajas que encabezó Emiliano Carrasco con su pase a Tristán Suárez y Juan Olivares con su éxodo a Brown de Adrogué.

El defensor, formado en las inferiores del Marrón, tomó sus pertenencias y abandonó la institución sin llegar a un acuerdo. En el medio hizo una donación de placas para la práctica de judo al predio que el Calamar tiene en Saavedra. Pero ese gesto no fue visto con buenos ojos por la dirigencia que elaboró un contundente comunicado oficial.

El texto oficial del club dice que la «supuesta» donación «no fue ni será aceptada» alegando que «de ningún modo se puede aceptar algo de quien perjudicó de manera notoria a la institución, no solo faltando a su palabra sino también olvidándose de sus raíces. Una persona por la que el Club apostó a su crecimiento, y que esta dirigencia cuando asumió le ofreció su primer contrato cuando ni siquiera tenía representante, sin hacer abuso de ninguna situación y con buena fe»

El informe del Calamar cierra de la siguiente manera: «Como institución tenemos el honor de haber recuperado el sentido de pertenencia, con viejas glorias y ex jugadores que trabajan en Platense y es deseo de esta conducción seguir en la senda trazada, acorde a sus 113 años de historia con dignidad, memoria y orgullo por defender siempre sus intereses». Así terminó la novela de un sólo día. ¡Pero qué quilombo generó la salida de Nazareno Fernández!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *