Partidos del día de hoy
  • [ SuperLiga 2018 ] Godoy Cruz (Mendoza) - Aldosivi (Mar del Plata)
  • [ SuperLiga 2018 ] Lanús - Patronato (Paraná)
  • [ SuperLiga 2018 ] Boca Juniors - Rosario Central
  • [ SuperLiga 2018 ] Newells Old Boys (Rosario) - Tigre
  • [ Nacional B 2018/2019 ] Santamarina (Tandil) - Temperley
  • [ Nacional B 2018/2019 ] Agropecuario (C. Casares) - Independiente Riv. (Mendoza)
  • [ Nacional B 2018/2019 ] Los Andes - Guillermo Brown (Pto. Madryn)
  • [ Nacional B 2018/2019 ] Villa Dálmine - Quilmes
  • [ Nacional B 2018/2019 ] Platense - Brown (Adrogue)
  • [ Primera B Metro 2018/2019 ] Deportivo Español - All Boys
  • [ Primera B Metro 2018/2019 ] UAI Urquiza - San Miguel
  • [ Primera B Metro 2018/2019 ] Atlanta - Fenix
  • [ Primera B Metro 2018/2019 ] Acassuso - Barracas Central
  • [ Primera B Metro 2018/2019 ] Comunicaciones - Defensores Unidos (Zárate)
  • [ Primera B Metro 2018/2019 ] Flandria - Estudiantes (Buenos Aires)
  • [ Primera C 2018/2019 ] Argentino (Quilmes) - Deportivo Laferrere
  • [ Primera C 2018/2019 ] Deportivo Merlo - Leandro N. Alem
  • [ Primera D 2018/2019 ] Argentino (Rosario) - Argentino (Merlo)

SAN LORENZO: “A MIRKO SIEMPRE LE VI UN PARECIDO A REDONDO POR SU ELEGANCIA”

Gentileza: Facebook Personal

Hoy, 6 de junio de 2018, Mirko Saric hubiese cumplido 40 años. Sin embargo, una decisión trágica terminó con su vida el 4 de abril del 2000. Un jugador exquisito, con un futuro prometedor, y una zurda mágica que se recuerda en este día con Martín Saric, en esta nota que también podes encontrar en la Revista Vermouth Deportivo, edición 73.

Cada 4 de abril que pasa es inevitable pensar en aquella tragedia sucedida en el 2000. Una de las jóvenes promesas de San Lorenzo se quitó la vida y no solo entristeció a una familia, sino que por su elegancia a la hora de jugar, esa zurda mágica, y el futuro prometedor que tenía, todo el mundo del fútbol lloró la desaparición de Mirko Saric. A 18 años de aquel episodio, Vermouth Deportivo recuerda aquel momento con su hermano, Martín. Ambos surgieron de la cantera del Ciclón, y llegaron a compartir plantel en primera y darse el lujo de jugar juntos dentro de una cancha en reserva.

Hoy, Martín Saric juega al fútbol Senior en el Cuervo, después de haber hecho casi toda su carrera profesional fuera del país, y recuerda siempre con una sonrisa a su hermano. “A mi hijo le puse Mirko, y siempre ve los videos de los goles que hacía mi hermano” afirma.

¿Debe ser muy dificil para vos y tu familia cada vez que se acerca un nuevo aniversario de lo ocurrido con Mirko porque no es algo normal, más allá que siempre se tocó el tema con respeto?
Si, la verdad que siempre fue todo muy sano. Hoy con las redes sociales se viraliza todo. Está bueno ver como se lo recuerda a Mirko, pero al que lo lleva en primera persona es un poco duro porque se viene todo a la cabeza. Por suerte se lo recuerda por la vitalidad que tenía, y los que tuvimos la chance de verlo jugar, de haberlo podido disfrutar. Él era un chico especial. Hoy, el tema casi no lo tocamos, aunque si en familia, y en especial con mi mamá que es quien se llevó la parte más fea. Por desgracia a mi papá lo perdí hace dos años, y con él también lo hacíamos, igual que con mis amigos, que eran los mismos de mi hermano, pero siempre con alegría. Él era un personaje. Siempre nos juntamos con la categoría 78, en la casa de uno de los chicos, y el quincho lleva su nombre, y estamos encuadrando las camisetas de cada uno para colgarlas y también va a estar la de mi hermano. En mi casa hay un rincón con fotos de él, y mi mamá siempre le prende una vela. Además, mi hijo se llama Luka Mirko Saric y aunque no lo conoció, habla de él con mucho afecto porque le encanta el fútbol y ve sus goles, y lo que hacía adentro de la cancha.

¿Ves jugadores como tu hermano hoy en el fútbol argentino? Así que jueguen como se veía: armonioso, fachero, rubio, de ojos claros, y con esa fineza característica.
Hay algunos jugadores, pero no con el estilo que tenía Mirko. Siempre lo comparé con Redondo por esa elegancia, y porque cumplían años el 6 de junio. Era muy similar y tenía una zurda que lo hacía distinto. Yo lo disfruté de muy chico cuando jugábamos un arco a arco en la calle: nos cagábamos a patadas, y él siempre me ganaba y yo me quedaba re caliente. Pero la verdad es que era un jugador exquisito, diferente. Lástima que no supo sacar adelante su problema para enfrentarlo, pero nadie más que él sabe porque lo hizo. Siempre fue un chico feliz.

¿Cómo fue el camino paralelo que hicieron en las inferiores de San Lorenzo?
Nosotros arrancamos en infantiles y teníamos una vida ahí. Cuando empecé a entrenar con primera me preguntaban si estaba compitiendo con mi hermano, y la verdad que no, porque era algo que deseábamos, como jugar juntos, algo que hicimos en reserva. Él me cuidaba mucho a mí, y siempre estuvo muy pendiente de lo que me pasaba. Yo era un jugador muy aguerrido, pasional y no me parecía en nada a su forma de jugar. Todo 1999 lo compartimos en primera, y al otro de golpe me dejaron libre de San Lorenzo. Me acuerdo que estábamos de vacaciones, y me llamaron para decirme que no viajaba a la pretemporada con primera. Ese fue un golpe muy duro para los dos. Pero a los tres días ya estaba viajando a México, pero para los dos que somos fanáticos del club nos dolió, y no sé si eso habrá sido uno de los motivos que después lo llevó a tomar esa decisión. De una familia de seis que éramos en casa, él quedó solo con mis viejos.

¿Cómo fue el trato desde San Lorenzo para con tu familia después de lo sucedido?
Son situaciones muy límites. El club estuvo presente en algunos temas pero yo la verdad que no pretendo nada de nadie. A mí no me interesaba nada, y no cumplieron con cosas que le prometieron a mi hermano. Pero la verdad es que yo estoy feliz con que se lo recuerde, y que se le haya puesto su nombre al vestuario juvenil del club, aunque quizás podrían haber hecho algo más.

¿Qué te quedó a vos de tu experiencia como futbolista después de dejar el país?
Fue algo complicado, pero mi papá nació en Croacia y mi mamá nació en un campo de concentración en Italia, y siempre me sentí arraigado a mis orígenes. Era un deseo que tenía el irme a jugar allá. Es más, cuando mi viejo viajaba a Croacia le pedía los escudos del país, y hoy los tengo tatuados. Es algo que siento muy fuerte. Y en lo deportivo me fui muy caliente después de cómo fue mi salida de San Lorenzo porque mi sueño máximo era jugar ahí y compartir con mi hermano, y me lo arrancaron de un día para el otro. Eso me dio más fuerzas para crecer y llegar lo más alto posible en el fútbol porque sabía que me daba. Y cuando volví al país a jugar con Chicago para poder estar con mi familia después de lo que pasó con Mirko, la pasé mal, y siento que fue un error. No en el club, que la pasé bárbaro, salimos campeones, y ascendimos, sino que por todos los otros factores: lo que pasaba del otro lado del alambrado, y en seguida salió la posibilidad de irme a Croacia, y me fui. Siempre quise volver al país y demostrar porque ni San Lorenzo ni Chicago me quisieron porque a medida que pasaban los años seguía siendo titular en todos los equipos en los que estaba, y cambiaba de país, mejoraba mi contrato y futbolísticamente.

¿Y hoy estás jugando en el Senior de San Lorenzo?
Sí, es algo que se disfruta mucho. Estamos un poco más rengos en general, pero se juega muy lindo. El problema son los martes cuando te despertás y no te podes mover, je. Pero es algo que se disfruta mucho, y te da la posibilidad de poder jugar contra otras figuras, como cuando jugamos un torneo en Punta del Este contra Náutico, que está jugando el Chino Recoba. Además de jugarse lindo nos pegamos lindo también.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*