Foto: Pulse News Agency International by AFP

La Azzurra y La Naranja Mecánica no clasificaron a Rusia 2018 pero se midieron entre sí para ganar tiempo de cara a lo que serán las venideras competencias donde no querrán estar ausentes. Históricos países futboleros, con entrenadores de talla mundial como Roberto Mancini y Ronald Koeman, se enfrentaron entre sí en Turín e igualaron 1 a 1.

Fue bajo el marco de un cotejo amistoso aunque cuando se trata de Italia y Holanda jamás habría que calificar así a un partido. El potencial de ambos, que no podrá verse en la máxima competencia próxima a comenzar, se disfrutó en el estadio de la Juventus donde sendos entrenadores pudieron ver a nuevas generaciones y evaluar puestos de recambio para el futuro de sendos seleccionados.

Arrancó mucho mejor La Nazionale. Un gol anulado para el local producto de una jugada preparada hablaba maravillas del equipo de Mancini. Giacomo Bonaventura, mediocampista del Milan, ejecutó un tiro libre con mucha rosca para que Andrea Belotti la empuje al fondo del arco. Sin embargo, el delantero del Torino estaba en posición adelantada y por ese motivo la contienda continuó con el marcador cerrado.

Lorenzo Insigne, con la 10 de Italia, se puso el equipo al hombro. Magistralmente habilitó a Davide Zappacosta que de frente al arco la mandó por arriba del travesaño. Después le filtró un pase formidable a Belotti pero Jasper Cillessen terminó quedándose con el mano a mano. Holanda, directamente, no gravitó en la etapa inicial.

De tanto buscarlo, la Azzurra abrió la cuenta en la complementaria. Iban 22 minutos cuando Simone Zaza empujó un centro desde la derecha de Federico Chiesa. El ex Sassuolo le ganó la marca a Virgil Van Dijk. Sin embargo con el 1 a 0 en su favor, el dueño de casa se complicó solo por la expulsión de Doménico Criscito.

Los últimos 20 minutos fueron todos de La Naranja Mecánica. Probó Memphis Depay con un tiro libre que contuvo muy bien abajo Mattia Perin. Después fue Tonny Vilhena quien sacó un remate que se fue muy cerca del poste izquierdo del arquero del Genoa. Incluso hasta el ingresado Steven Berghuis estuvo cerca de igualar con un tiro a colocar pero que careció de fortuna.

Fue La Nazionale quien pudo liquidarlo de contra pero Cillessen se quedó con el disparo cruzado de Chiesa. Y cuando iban 43 de la segunda parte Nathan Aké ganó en las alturas para conectar un centro de Berghuis para vencer la resistencia rival y conseguir, ya para ese entonces, la merecida igualdad.

Holanda se perdió el triunfo en tiempo de descuento porque Aké no llegó a soplar una pelota en el rectángulo menor. No obstante el empate 1 a 1 fue el resultado más justo ante una Italia que también pudo mostrar nuevas figuras defendiendo la camiseta del seleccionado. Y, en definitiva, ambos demostraron que aquí están, presentes y listos para seguir dando batalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *