gtag('config', 'UA-63643000-1');

AGROPECUARIO 0 – ALMAGRO 2: EL TRICOLOR NO COME-SAÑA PERO SABOREA OTRAS MIELES

Dos penales no sancionó Lucas Comesaña en favor del Tricolor que, contra viento y marea, se llevó tres puntos de oro del Ofelia Rosenzuaig de Carlos Casares. El conjunto de José Ingenieros derrotó en condición de visitante al Sojero por 2 a 0 y quedó a un punto del líder, Aldosivi, a falta de tres jornadas para que acabe la temporada 2017/18 del Nacional B. Así, los de Sebastián Battaglia se relamen con el sueño de volver a Primera.

Almagro ganó un partido complicado porque ningún falló arbitral lo favoreció durante la contienda. Todas las pelotas divididas eran para Agropecuario e incluso el juez de la partida no le sancionó dos veces la pena máxima para que, a la primera de cambio, sí lo haga en el área opuesta. Ni siquiera la expulsión de Ariel Coronel le jugó en contra al escolta del Tiburón que se fue del estadio entonando cánticos que invitan a la ilusión.

El Sojero, una vez más, quiso ser protagonista y se quedó solamente en buenas intenciones. A los 7 minutos de iniciado el partido, y en la primera llegada de la visita, fue el Tricolor quien logró abrir la cuenta aprovechando que Diego Diellos recibió sin marca por el flanco izquierdo y definió con sutileza ante la salida Germán Salort. El 1 a 0, claramente, enfureció al dueño de casa que fue en búsqueda de la parda pero tropezó con sus propias falencias así como también con la formidable noche de un Christian Limousín que hasta último momento estuvo en duda.

Agropecuario contó con dos ocasiones claras para llegar a la igualdad. Un remate a quemarropa de Exequiel Narese que salvó con alma, corazón y vida el ex guardameta de Ferro, y un cabezazo de Reinaldo Alderete que también supo contener el uno de Almagro. Los de Battaglia tan sólo se conformaron con el gol y con alguna que otra contra como la que recibió Diellos en el rectángulo mayor, enganchó, cayó en el área y Comesaña le exigió que se levante sin marcar el penal.

En el arranque de la complementaria, fueron los de José María Bianco quienes volvieron a apostar en ofensiva. Lo tuvo Facundo Parra con un remate desde afuera que se fue cerca. Después hubo un avance del Tricolor que derivó en un centro que dio en la mano de Enzo Díaz pero nuevamente el colegiado no castigó la acción. Y en la contra, llegó la jugada en la que el árbitro le terminó dando un penal al Sojero. Entre la bronca y la frustración del conjunto de José Ingenieros, el encargado de impartir justicia le mostró la segunda tarjeta amarilla a Coronel y el panorama para la visita ya era completamente alarmante. Pero hubo justicia divina porque Limousín le contuvo el tiro desde los doce pasos a Cristian Barinaga y eso terminó dejando sin alma para el resto del cotejo al local.

Almagro, ordenado pero con uno menos, supo que podía hacer más negocio en Carlos Casares. La pasividad de los jugadores de Agropecuario empezó a notarse cuando el único que empujaba hacia adelante a los hombres del «Chaucha» era el propio Salort desde su valla. Y si bien tenían la pelota, al dueño de casa le faltaba ese énfasis necesario como para proponerse de verdad la búsqueda del empate.

Con todo el Sojero volcado al ataque, llegó la contra letal del Tricolor a los 38 minutos de la segunda parte. Ariel Cháves armó un desparramo por banda izquierda, elaboró una jugada maradoniana, pisó la pelota en el área chica para dejar desairado por completo a Salort y mandó la pelota al fondo del arco para estirar la diferencia con un gol que irá directo a los especiales de fin de año de Fernando Lavecchia.

Tanta golosina llevó a los de Battaglia a que sigan probando. Pero no surtieron efecto los remates de Ezequiel Piovi ni tampoco los de Gabriel Compagnucci. Almagro, pudo morder el polvo rabioso de un arbitraje que le fue totalmente en contra, pero prefirió saborear las mieles de un andar formidable que lo hace sentirse candidato. Así derrotó 2 a 0 a Agropecuario en Carlos Casares y el sueño de su vuelta a Primera ha quedado completamente intacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *