gtag('config', 'UA-63643000-1');

QUILMES 2 – ALL BOYS 3: MÁS ESPUMA QUE CERVEZA

Rabia. Tal vez la espuma sea de bronca por el partido que se le escapó al Cervecero, por el arbitraje de Pedro Argañaraz y porque la tabla de los promedios no ayuda en lo más mínimo a uno de los clubes más grandes del sur del Gran Buenos Aires. En el Estadio Centenario, el Albo lo derrotó 3 a 2 sumando así una victoria importantísima de cara a la permanencia pero complicando en demasía a los de Mario Sciacqua que tienen cuatro finales por delante para no caer a la B Metropolitana.

Quilmes sufrió horrores en defensa y cometió errores imperdonables. De hecho, All Boys, volvió a cantar victoria después de tres fechas y lentamente empezó a escaparse de sus perseguidores como Independiente Rivadavia de Mendoza y Boca Unidos de Corrientes. Eso sí, la diferencia entre el abismo y la salvación, favorece a los de Floresta solamente por dos puntos y todo indica que el final de la temporada será no apta para cardíacos.

Antes del cuarto de hora, nadie marcó al uruguayo Hugo Soria por la banda derecha. El oriental envió un centro pasado para la solitaria entrada de Leandro Barrera que cabeceó contra la base del poste derecho de Emanuel Trípodi y puso el 1 a 0. A partir de allí reaccionó el dueño de casa, le anularon una conquista que era válida y no se bajoneó. El equipo de Sciacqua siguió buscando y cuando el asunto se ponía espeso con los cánticos, llegó el tanto de Brian Lluy. El ex Racing capturó un rebote de involuntario de Sebastián Ibars y castigó con violencia ante las redes de Nahuel Losada para que sendas escuadras se vayan al descanso igualadas en uno.

En la complementaria los errores de Quilmes se potenciaron. Posiblemente porque a los 2 minutos fue Ibars quien se recuperó de la fatídica acción que le había dado el empate al local y de cabeza puso el 2 a 1, pero también porque la necesidad de ganar frente a su gente volvió a jugarle una mala pasada. Apenas había pasado el cuarto de hora de la segunda parte cuando un zapatazo defensivo le cayó a Maximiliano Salas que ganó en velocidad, descargó hacia el medio y Soria no perdonó de cara a Trípodi.

Con muchísimo amor propio, el Cervecero fue a buscar la heróica. No sólo estuvo cerca de lograrlo sino que tal vez mereció mejor suerte. Los postes le negaron un par de alegrías, y el descuento llegó tarde. Faltaban poco más de cinco minutos para el epílogo cuando Leandro González aprovechó una salida en falso de Losada y la mandó al fondo de la red. Quedaba tiempo para la búsqueda de la parda y con un final para el infarto fue el Albo quien aguantó a como de lugar esos tres puntos que lo mantienen fuera de la zona del descenso.

A la Cerveza se le subió la espuma. Gran parte del público dejó en claro que si Quilmes se va al descenso, se armaría kilombo. Los jugadores se fueron con bronca. Posiblemente merecieron más pero también cometieron errores. Y el poco líquido que quedó se lo tomó All Boys que se emborrachó con un 3 a 2 que lo habilita a soñar con una temporada más en el Nacional B.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *