PUERTO NUEVO 0 – JUVENTUD UNIDA 1: EL EFECTO DÍAZ PEYROUS

Foto: Diario Olé

Juventud Unida ganó en condición de visitante por 1 a 0 ante Puerto Nuevo en el marco de la vigesimocuarta fecha del Torneo de la Primera D jugado en el Estadio Rubén Carlos Vallejos y bajo el arbitraje de Sebastián Martínez. El único gol que significó el triunfo para El Lobo Rojo fue convertido por el arquero Ricardo Grieger, de penal, en el primer tiempo. Además, el propio golero le contuvo un penal a su compatriota Rodrigo Ponce De León.

Quizás las circunstancias no fueron las mismas, tampoco los protagonistas, ni siquiera el resultado, y ni hablemos de los equipos. Pero si la divisional. Es que lo que sucedió días atrás con el gol convertido por el golero de Muñiz Ignacio Díaz Peyrous (igualó el marcador ante Lugano, de cabeza y en el final del cotejo), repercutió durante casi toda la semana y tuvo un cierto parentesco en el encuentro disputado entre Puerto Nuevo y Juventud Unida. A continuación en Vermouth Deportivo vamos a detallar él porque del efecto de Díaz Peyrous estuvo presente en Campana.

El inicio del encuentro fue parejo. Ambos equipos querían quedarse con las tres unidades que había en juego. El Portuario porque quería volver al triunfo y acercarse a la zona del reducido, y por su parte, El Lobo Rojo seguir por la buena senda y mantenerse en esa posición de privilegio. Muy luchado, hasta que finalmente en el minuto 40, hubo un agarrón en el área del conjunto visitante, el juez Sebastián Martínez la visualizó y sancionó penal a favor del dueño de casa.

El ejecutor fue el guardameta local Ricardo Grieger, que definió muy bien y estableció el 1 a 0 parcial para su equipo. Pero eso no fue todo lo que nos dejó los primeros 45 minutos de juego. Ya sobre el cierre, Iván Romero le cometió infracción Orlando Sosa, y el colegiado Martínez no dudo y cobró la pena máxima, esta vez a favor del elenco de Campana. Y esta vez el encargado fue el otro arquero, Rodrigo Ponce De León, pero no tuvo suerte, y su compatriota Grieger le tapó el tiro, dio rebote, y el 1 de Puerto Nuevo se lanzó en busca del esférico, pero fue con mucha violencia y terminó siendo expulsado.

Tras una primera mitad muy efusiva, para el complemento el dueño de casa (con Esteban Montesano bajo los tres palos) fue en busca del empate. Lo intentó, lo peloteo, pero no pudo doblegar la buena defensa del conjunto dirigido técnicamente por Mariano Moramarco. Por lo tanto, los de Hugo Medina se quedaron con las ganas, en un partido que podría haber sido para cualquiera, pero solo tuvo un vencedor y fue Juventud Unida. Gracias a Grieger, que fue la gran figura en ambos arcos. Si, el efecto Díaz Peyrous sigue rondando en la quinta categoría del fútbol argentino.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *