PLATENSE 0 – ESTUDIANTES (BA) 1: LA CABEZA ESTABA EN DE»SUSO»

El Calamar y el Pincha jugaron en Vicente López una especie de final de la Primera B Metropolitana y aburrieron a todos. Fueron los Matadores quienes ganaron por 1 a 0 gracias a un cabezazo de Gastón Suso cuando ni a los de Fernando Ruíz ni a los de Juan Carlos Koprovia se les caía una idea en la verde gramilla. Después del partido hubo incidentes en la zona mixta del estadio entre la barrabrava y los jugadores del Marrón.

Hubo un marco espectacular. Para Platense no se trataba de un cotejo más, era el juego donde podía sacar cierta ventaja con respecto al otro líder del torneo, la chance de empezar a despedirse de una categoría a la que pertenece hace años pero no se condice con su historia. Estudiantes de Buenos Aires, el actual y único líder, aparentaba conformarse con la parda pero eso sí, las únicas tres jugadas netas del gol que tuvo la contienda fueron para la escuadra de Caseros.

El viento fue protagonista de un primer tiempo pálido, sin emociones, donde ambos se midieron en demasía. La más clara fue una ocasión de Lionel Altamirano que sacudió a quemarropa y Jorge de Olivera respondió con creces para que la valla del Marrón no se vea vulnerada. El dueño de casa, apenas pudo arrimarse con un remate mordido de Diego Tonetto y una pelota a la cual José Vizcarra le entró defectuosamente.

La complementaria fue toda del Calamar. Se inspiró Juan Manuel Olivares pero no encontraba su partenaire. Ni siquiera el ingreso de Daniel Vega contagió en ofensiva y así los de Ruíz solamente inquietaron a Joaquín Pucheta con un disparo cruzado de Facundo Curuchet. El Pincha, recién se atrevió sobre el final. A los 37 lo tuvo Eric Tovo con un certero cabezazo que se fue besando el palo derecho del arquero local. Y la revancha llegó dos minutos más tarde cuando Suso, por la misma vía, sacudió la modorra y abrió el marcador.

Platense, parcialmente insultado en los instantes finales, no reaccionó jamás en un partido realmente clave por el ascenso. Le faltó inteligencia y careció de ideas al igual que Estudiantes de Buenos Aires. La diferencia estuvo en que los de Caseros pusieron en actividad la cabeza cuando la mente estaba en desuso, ganaron 1 a 0 fuera de casa y ahora lideran en soledad el campeonato de la Primera B Metropolitana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *