DEPORTIVO MERLO 2 – ARGENTINO DE QUILMES 3: CINCO V CON SÍNCOPE

El Mate consiguió su quinta victoria al hilo tras vencer al Charro por 3 a 2 en un partido no apto para cardíacos. Los dirigidos por Pedro Monzón pasaron de ganar cómodamente a sufrir descontroladamente en los minutos finales. El dueño de casa tuvo dos ocasiones clarísimas para empatarlo e incluso terminó la contienda con un hombre de más pero se quedó con las manos vacías y quedó, por el momento, fuera de los puestos de Reducido.

Fue un partidazo en Parque San Martín, digno de alquilar balcones para el neutral aunque infartante tanto para el Deportivo Merlo como para Argentino de Quilmes. La victoria del elenco de la Barranca lo deja expectante en la tabla de posiciones sabiendo que el sueño de campeonar es posible y más conociendo que en el fixture todavía le queda un mano a mano con Defensores Unidos de Zárate.

Al minuto de juego avisó el Mate y demostró que quería llevarse por delante al Charro. Una magnífica asistencia de Gabriel Tellas para Matías Correa generó que el defensor castigue contra la meta de Federico Tursi y el guardameta se vea obligado a rechazar contra su poste derecho. El gol no tardó en llegar para los del «Moncho» y más allá del gran trabajo ofensivo también hubo un guiño de la defensa rival.

Iban 11 de la etapa inicial cuando Tellas pivoteó dentro del área y abrió la cuenta con total generosidad de la última línea del Deportivo Merlo. El 1 a 0 logró que el local reaccionara pero increíblemente Cristian Seltzer no pudo terminar de empujar un gran desborde de Mauro Frattini y Adrián Leguizamón le ahogó el grito del empate atrapando la bola en la línea. Y las que no entran en un arco, se convierten en el otro. Por eso mismo Argentino de Quilmes aprovechó otra falencia de su rival y esta vez fue Braian Chávez el que infló las redes para estirar la ventaja.

La diferencia de dos tantos era ambigua. Por un lado tenía tintes de irremontable pero por el otro, el equipo de Rodrigo Bilbao le jugaba de igual a igual a un Mate que por relajarse terminó yéndose al descanso con cierta preocupación. Todo ocurrió prácticamente a diez minutos del final cuando un agarrón en el área de la visita derivó en el primer penal de la tarde sancionado por Alejandro Ramírez. Franco Benítez desde los doce pasos no falló y consiguió el descuento para que la complementaria se llene de condimentos.

El entrenador del Deportivo Merlo agotó muy rápido todas las variantes. El capítulo final se jugaba con alto voltaje y los anfitriones avanzaban con peligro contra la retaguardia de Leguizamón. Tales eran los embates que, pasado el cuarto de hora, llegó el cabezazo letal de Federico Maraschi para igualar las acciones en el José Manuel Moreno. Y ahí, cuando el dueño de casa tenía todo para ganarlo, se volvió a equivocar ante un Argentino de Quilmes que no perdonó.

Antes de la parda ya había cabeceado Tellas al gol pero todo quedó invalidado por posición fuera de juego. Sin embargo, a los 20 de la complementaria, Correa conectó nuevamente por vía aérea, Tursi calculó mal, la pelota dio en el travesaño y sin ningún tipo de molestia apareció Chávez para empujar el esférrico con su cráneo hacia el fondo del arco. Poco le duró al local el sabor del empate y el sueño de darlo vuelta.

De ahí, al final de la contienda, el Mate se dedicó a aguantar por completo el triunfo. Los del sur del Gran Buenos Aires sufrieron en demasía. Por la banda izquierda ganó todo el tiempo Tomás Zavaglia. De un centro por ese flanco, se produjo una situación clave para el cotejo. Leguizamón salió a destiempo, el Charro capturó el rebote y castigó a colocar pero apareció Correa con la mano, cual Kempes en 1978, para evitar el gol. Ramírez le dio el segundo penal de la jornada al dueño de casa y esta vez Franco Benítez falló. El uno de la visita contuvo, y el cinco local se perdió increíblemente el rebote.

Deportivo Merlo no se dio por vencido y en tiempo extra contó con otra gran situación para rascar al menos un punto. Benítez, de héroe a villano, estrelló su tiro libre contra el travesaño y respiró aliviado un Argentino de Quilmes que finalmente ganó 3 a 2 y sumó su quinto triunfo en fila para mezclarse entre los que quieren pelear por el título de la Primera C. Eso sí, a los de Monzón este epílogo casi les dio un síncope.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *