Partidos del día de hoy

LANÚS 1 – RIVER 0: TE “SILVA” AL OÍDO

Foto: @MatuCVazquez

Para el Millonario no hay nada más molesto, en este último tiempo, que soportar al Granate. Encargados de una histórica eliminación de Copa Libertadores, el equipo que ahora dirige Ezequiel Carboni volvió a darle un duro golpe a los de Marcelo Gallardo. Por la decimoquinta jornada de la Superliga, los del sur del Gran Buenos Aires derrotaron merecidamente a los porteños por la mínima diferencia y profundizaron la crisis futbolística que atraviesa el plantel del “Muñeco”.

River perdió los últimos cinco partidos que jugó fuera del Monumental. De hecho solamente sumó 6 puntos de los últimos 27 para quedar bien relegado en la tabla de posiciones. Lanús, aprovechó semejante inestabilidad de su rival y con pasajes de muy buen fútbol cantó victoria después de casi cinco meses.

Sin dudas que lo del Millonario con el Granate es karmático. Porque no es que los de Carboni venían finos sino todo lo contrario. Cinco derrotas y tres empates eran el sprint de los sureños que navegaban por el fondo de la tabla de posiciones y cada vez más lejos de las aspiraciones coperas para el 2019.

El partido en Guidi y Arias fue parejo hasta que Lanús se dignó a apretar el acelerador. River jamás pudo tomar el protagonismo total de la contienda e incluso colaboró para que su oponente pudiera lucirse de cara a su gente ya que por momentos se notaba que la visita estaba incómoda y mareada en la verde gramilla.

Arrancó movido el cotejo en La Fortaleza. La primera situación estuvo en los pies de Ignacio Fernández que remató desviado. Rápidamente contestó el dueño de casa con un disparo de Fernando Barrientos que se fue apenas alto. Y luego llegó la más clara para el Millonario cuando Leonardo Ponzio asistió a Ignacio Scocco que, con todo el arco a su merced, le pegó muy mal a la pelota y terminó dilapidando una chance neta para abrir la cuenta.

Todo cambió cuando Carboni se vio obligado a hacer una modificación. Lesionado Barrientos, fue el juvenil Gastón Lodico quien ganó minutos en cancha y le dio mayor frescura al local. Así Lanús trepaba por las bandas, se ordenaba y empezaba a ser superior. Un error de Gonzalo Montiel en la salida le dejó el tanto servido a Lautaro Acosta pero el “Laucha” se apuró y mandó la pelota a cualquier lado. Hasta que a los 31 minutos, y después de una magnífica jugada colectiva, el uruguayo Alejandro Silva empujó un rebote de Franco Armani y puso el 1 a 0 para los anfitriones.

River, descolorido y con el ánimo por el suelo, intentó cambiar el chip con el ingreo de Rodrigo Mora y Juan Quintero. Los extranjeros cumplieron pero no pesaron. De hecho el uruguayo tuvo el empate en la complementaria pero Esteban Andrada se esforzó para desviar el cabezazo al tiro de esquina. En la contra fue Acosta quien pudo ampliar diferencias y, en este caso, Armani respondió de igual manera que su compañero rival. Lanús, no sufría y encima mostraba sus armas en todo el campo de disputa.

La gran actuación del arquero se completó cuando, en tiempo extra, volvió a detener un claro intento de Mora. De ahí para adelante, los de Carboni brillaron. Los centrales anularon bien a la temible dupla delantera del Millonario y por las bandas hilvanaron lindos ataques. Iván Marcone tuvo una actuación formidable y hasta se dio el gusto de tirar algunos lujos. El uruguayo Silva estuvo imparable al igual que Lodico. Y la experiencia de Román Martínez, Germán Denis y Acosta generaron ese desequilibrio constante que los transformó en justos ganadores.

River sufrió una nueva derrota pero lo peor fue que nuevamente en La Fortaleza y, ante el Granate, mostró falencias que ameritan trabajo deportivo y mental. Lanús, por momentos jugó como quiso y solo pudo ganarle 1 a 0. Aunque se conformó con eso y con recordarle aquella reciente semifinal de Copa Libertadores. Algo tan molesto como que te silben todo el tiempo al oído.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*