gtag('config', 'UA-63643000-1');

AGROPECUARIO 1 – QUILMES 1: COMO CERVEZA DE SOJA

No tuvo gusto el empate entre el Sojero y el Cervecero. En épocas donde se desarrollan muchas bebidas artesanales, la parda que fabricaron en Carlos Casares dejó un sabor agrio. El local no pudo disfrutar de la espuma de la tabla de posiciones mientras que la visita se sumergió en un fondo espeso y demasiado turbio.

Quilmes tiene dos campeonatos en uno mismo. Por historia y obligación debe levantar cabeza para conseguir, mínimamente, un lugar en el Reducido que lo incentive a lograr el ascenso. Sin embargo la realidad habla de un elenco sumergido en las tinieblas de los promedios y que no gana hace ocho fechas. No obstante, en el lado opuesto, Agropecuario sabía que si derrotaba a los de Mario Sciacqua llegaba a lo más alto del torneo para acompañar a Atlético Rafaela.

Hubo un gran recibimiento para el dueño de casa pero fue la visita quien dio el primer golpe de la noche. Iban 23 minutos de la etapa inicial cuando Miguel Caneo cabeceó para vencer a Fabián Assmann y poner el 1 a 0. El «Chino» le daba el triunfo al Cervecero que merecidamente controlaba las acciones y no permitía la reacción del Sojero.

Sin embargo de a poco empezó a proponer algo más el dueño de casa. Antes del cuarto de hora de la complementaria, José María Bianco introdujo variantes ofensivas, y el ingreso de Martín Prost como el de Facundo Parra le dieron mayor volumen en ataque. Probó Cristian Barinaga pero no pudo vulnerar a Emanuel Trípodi. Sin embargo, en el Ofelia Rosenzuaig, hubo tiempo para que el local pudiesen sacudir a un rival que sobre el epílogo parecía conformarse con esa ventaja que le daba aire en los promedios. De esta forma, y casi en tiempo cumplido, Exequiel Narese consiguió la igualdad que dejó a los dos sin ese objetivo claro que fueron a buscar.

Quilmes dejó escapar dos puntos vitales sobre el final y Agropecuario no supo como derrotar a un rival que dejó puntos en diez de sus trece encuentros. El 1 a 1 les propinó a ambos un sabor agrio, duro de pasar, como si alguna cervecería artesanal hubiese creado la birra de soja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *