gtag('config', 'UA-63643000-1');

COLEGIALES 0 – FÉNIX 1: «LISA» SIMPSON

Con un protagonismo solo para entendidos, el conjunto de Fabián Lisa derrotó al de Marcelo Straccia por la mínima diferencia en Malaver y Posadas. Atrevido, inteligente, el Cuervo emuló a la hija mayor de Homero y Marge para imponer su autoridad en Munro y derrotar a un Tricolor que volvió a mostrar un desorden en sus líneas para sumar un nuevo traspié en el campeonato.

Fénix fue Lisa. Hizo su libreto, mostró condiciones y cuando aparentaba que podía flaquear demostró que estaba todo bajo control. Cuando tocó su mejor melodía lució, y bailó al ritmo de su música a un Colegiales que en defensa, nuevamente, estuvo más frágil que Mister Burns.

El dueño de casa prácticamente ni atacó en la etapa inicial. Esos 45 minutos iniciales fueron todos de la visita que se puso en ventaja a los 19 cuando Luciano Romero le colgó por el segundo palo de Esteban Ruíz Díaz. Mitad centro, mitad tiro al arco, el diez del Cuervo modificó el marcador para siempre en Munro. Pero ese 1 a 0 fue realmente poco para un equipo que jugó mejor y brilló por doquier.

Fénix tuvo la chance de ampliar la ventaja con un disparo de Cristian Milla que dio en el poste. También probaron suerte Diego Ledesma y Lucas Colitto. Tanto era el dominio que hasta se atrevieron y tuvieron sus chances los defensores como Gonzalo Pedrosa y Humberto Vega. Colegiales estaba para el cachetazo y su rival, cual Lisa Simpson, supo perdonarlo.

En la complementaria siguió el dominio de la visita. Ledesma desbordaba y provocaba la primera amarilla de la tarde cuando Ezequiel Formosa, ya cansado de esos avances, decidió derribarlo. Pudo hacer el segundo pero falló el «Titi» Milla, Colitto y también Romero. Mauro Bottari y Diego Molina Fariña, con lujos, controlaban el mediocampo hasta que el Tricolor reaccionó. Y un tiro libre de FacundO Stable obligó la reacción de Nicolás Rodríguez. Más tarde Manuel López conectó de cabeza hacia la red pero el colegiado José Carreras invalidó la conquista. Y la furia que caía sobre los jugadores torció el rumbo para apuntarle directamente al árbitro.

Sin cambiar su ideología, Fénix cuidó la pelota y la trató bien tanto cuando le tocó atacar como en el momento que debió defenderse. Así, con su inteligencia, derrotó por 1 a 0 a un Colegiales que lleva cinco partidos sin ganar y empieza a hundirse en ambas tablas, aunque lo más preocupante sea el flojo funcioanmiento colectivo de un equipo que perdió por completo su identidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *