Partidos del día de hoy

ARGENTINOS POR EL MUNDO: LA HISTORIA DE JUAN PABLO CAFFA

Foto: USL

Por Guillermo Toribio Jiménez / Sevilla.

Juan Pablo Caffa (Murphy; Santa Fé; 30-09-84) atiende a la llamada de Vermouth Deportivo a las 20:30 horas de la tarde en EEUU. El experimentado volante que tuvo su momento en la “parroquia” del Viaducto -despuntó y ganó el Torneo Clausura que posee Arsenal- ahora juega en el Tulsa Roughnecks de la segunda liga más fuerte de norteamérica -sin incluir México-. Aunque lo primero que le preguntamos es por su paso por Universidad Católica en Ecuador, que disputa sus partidos en el mismo escenario que Messi convirtió el Hat Tricklo y lo vio a él jornada tras jornada exhibiendo su talentosa zurda. Cualidades aparte, el ex de Boca, Betis o Zaragoza -entre otros- habla de la sensación de jugar a 2780 metros por encima del nivel del mar, la misma que sintió Messi y compañía: “la gente piensa menos de lo que significa el hecho de jugar en la altura. Cuando estaba en Universidad Católica nuestro estadio era el Nacional: el mismo en el que gracias a Dios Argentina ganó y nos clasificó al Mundial. Es una cancha muy pareja y el césped está muy bien, es muy esponjoso. Encima tenés altura y las piernas sienten mucho ese césped… Como le llamamos nosotros, los futbolistas, el “come-piernas” . La altura se siente. Menos mal que Argentina pudo jugar a la noche (por ahí se siente menos) pero es algo que los jugadores físicamente no pueden evitar. Es algo real con lo que supieron lidiar y creo que hicieron un buen partido. Además tenemos el regalo de tener al mejor del mundo”, puntualiza un orgulloso Juan Caffa al otro lado del teléfono.

 

 

Sobre su estadía en los Estados Unidos y el descubrimiento de la Liga en la que juega, la USL, así lo relata el habilidoso mediocampista: “Es un país donde siempre quise venir a jugar. Estoy muy contento con el año que estoy teniendo, me estoy sintiendo bien, como un chico de nuevo. Es una liga muy linda, muy profesional y donde tuve la oportunidad de recorrer gran parte de EEUU de este lado del Oeste y Canadá, así que muy sorprendido por como a la gente si le importa el fútbol acá, si le importa ir a la cancha a verlo”.

“Ha sido una buena temporada para todos y personalmente si he podido convertir mi récord de goles en un año y buenas asistencias así que ha sido una grata sorpresa venir a jugar a Estados Unidos pensando en lo que viene con la temporada siguiente” dice el también ex de Asteras Tripolis de Grecia. Sin duda todo un trotamundos de este deporte.

Acerca de la posición donde se ha desempeñado, Caffa ha aclarado a Vermouth donde se ha movido en la cancha a lo largo de esta temporada: “He jugado por delante del cinco como el mítico enganche que se usaba antes. También he tenido la oportunidad de patear los balones parados, hice cuatro goles de tiro libre, algunos penales… Tenemos un buen mediocampo ofensivo y eso hizo efectivo que nos metieramos en Playoffs. Están bien repartidos los goles y eso hizo que cada uno nos sintiéramos importantes y funcionase el equipo de mitad de cancha hacia arriba”, señala acerca del alto promedio goleador de la segunda línea del conjunto naranja.

 

Sobre el gol más sorprendente que está en la retina de Caffa no hay duda alguna… El que le hizo a Boca, preguntado expresamente por Vermouth por ese tanto… “Estoy de acuerdo con vos, el gol a Boca me marcó mucho. Fue un click en mi carrera. Me dio a conocer porque cuando los equipos chicos juegan contra Boca y River se hacen conocidos si marcás un poco la diferencia en ese partido, así que fue un click en mi carrera, un aliciente a seguir mejorando, de ahí todo fue para bien y pude ir a un club tan grande como es el Betis de España así que creo que ese gol me marcó mucho. También recuerdo un gol de tiro libre muy lindo al Levante con el que ganamos 4-0. Uno que hice acá de tiro libre también del lado derecho pegándole al palo del arquero, me gustó mucho… Hay algunos que recuerdo pero si me tengo que quedar con uno me quedo con el que nombraste vos, a Boca ganándole en esa tarde gloriosa que vencimos 4-1”, dejó ver el natural de Murphy.

 

Una de las mayores influencias futbolísticas que Juan Pablo tuvo y que sigue conservando desde el plano de la amistad es el la del internacional Alejandro “Papu” Gómez: “Muy pocos saben esto pero mi papá siempre piensa que Papu fue uno de los mejores socios futbolísticos que tuve. Cuando llegué y empecé a jugar en reserva jugamos muy bien juntos… Después jugamos en Primera: recuerdo un partido con Banfield que marcamos los dos (2-1). Dos lindos goles pudimos hacer”, comenta el espigado centrocampista (1’84) acerca de un partido en su primera etapa en el Julio Humberto Grondona.

“Siempre tengo gran recuerdo de él, admiración y mucho cariño porque es un chico que nunca cambió. Vive y vivió siempre como fue desde los 16 años que debutó en primera, así es todavía, así de compañero es, así de amigo es… Todavía seguimos hablando, él nunca cambió y así se lo ve en la cancha: fresco, natural, atrevido. No tengo más que palabras de admiración hacia él, es un pibe que se merece todo porque tampoco nadie le regaló nada.  Siempre fue de resaltarse a su temprana edad y después siguió manteniéndose en un nivel que no es fácil. La está rompiendo, es el capitán de su equipo y está teniendo la oportunidad de jugar al lado del mejor quizá de la historia. Todo merecido hacia él y el sabe que lo quiero mucho y cuando hablamos yo siempre se lo digo y él también me dice así que lo mejor para él porque las personas como él se merecen eso”.

Incluso trató de emular el popular ‘Baila como el Papu’ pero de momento se lo guarda en la intimidad, “para ser honesto amagué varias veces a mandarle un video pero no me animo. Quizás a fin de año por ahí me animo a enviarlo pero nunca es tarde. Le dije una vez que le iba a mandar uno bailando con mis compañeros en el vestuario pero al final nunca lo mandé porque me dio un poco de vergüenza (risas)”.

La pregunta del millón no podía faltar… Jugando en EEUU tanto jugadores de Basket profesionales -entre ellos Ginobili- como practicantes de otras disciplinas se han pronunciado por la hostilidad de Trump ante ciertas cuestiones de índole racista. Juan se mostró cauto: “es un tema muy sensible el de Trump con los deportistas y con el himno nacional. No se si tengo tanto derecho a opinar porque recién me estoy informando de como viene desde lo profundo. Está un poco dividido el país como nunca lo ha estado desde la elección de Trump”.

Ha involucrado a muchos deportistas famosos. La guerra de Twitter mueve mucho acá y no se si tengo tanto conocimiento como para opinar pero si es un tema muy delicado en el que muchas personas se ven involucradas y que es muy sensible porque trata temas como el racismo que lamentablemente en EEUU sigue siendo sensible. Parece que el tema se calmó y siempre hay que tener cordura con esos asuntos y personalmente no se si tengo tanto derecho a opinar desde afuera porque no se si estoy muy enterado al 100 por ciento de como viene”.

 

Cuestionado por sus duros comienzos, el volante procedente de Murphy habló de que pudo ser desde muy pibe jugador… ¡del Chelsea!:  “mis comienzos en Murphy supusieron que el club me diera todo. Si no hubiese estado en Murphy hubiese tenido que irme a otra ciudad a jugar al fútbol y hubiese sido muy incómodo. Sigo amando esos colores, es mi tierra, es mi pueblo y el club que me vio crecer. 

Por suerte con la venta al Betis ellos agarraron una cantidad considerable de dinero, pudieron construir los vestuarios nuevos así que me siento muy contento con ese gesto que tuvo el club Arsenal de Sarandí con ellos.

A los 16 años me fui a Boca y fue muy duro porque la vida del pueblo a la capital fue un gran cambio. Después de uno de esos viajes que teníamos con Boca por Europa yo estuve a prueba en el Chelsea 20 días y me fue my bien pero fue todo muy raro porque nunca supimos que pasó. Al volver Bianchi tuvo una charla conmigo y después me subió al primer equipo. Después vino todo lo que fue mi carrera y ese paso por el Chelsea fue un click.

Tener la noticia de que iba a integrar el primer plantel de Boca Juniors con lo que requiere y con lo que significa estar ahí, con lo que fue ese año que lo ganaron todo… He aprendido mucho y estoy muy agradecido de lo que me pudo brindar Carlos Bianchi y todas las enseñanzas que tuve al lado de él y ese grupo maravilloso así que me ha marcado mucho en mi carrera”, contaba a Vermouth acerca del todopoderoso Boca que derrotó al Milan en una final intercontinental.

Juan Pablo tuvo ocasión de jugar en una de las mejores ligas del mundo como lo es la española. Y no solo fue contemporáneo de Gago, con el que coincidió en Boca sino que además le manda fuerzas tras romperse el cruzado y guarda más que anécdotas con el mítico ‘5’ del club de la ribera: “coincidí con Fernando Gago en el famoso selectivo que armaba el club que era como un rejunte de todos los jugadores que sobresalían en las divisiones y tengo grandes recuerdos con él. Nos hemos cambiado las camisetas en los Betis-Madrid en que nos hemos enfrentado. A mí me gusta mucho como juega él y duele que otra vez un jugador tan importante como es para Boca y para la Selección haya vuelto a tener esa lesión que es muy dura para nosotros y cuesta volver… Pero yo creo que va a volver como dijo Batista para enfocarse en la recuperación, en la operación, en la rehabilitación y… Va a ir al Mundial. Ojalá que pueda recuperarse bien porque es joven y todavía tiene cuerda para rato y ojalá que pueda volver a la selección porque siempre busca a Messi y eso es lo que mas me gusta de él”.

“Tuve la suerte de coincidir con él y cambiar la camiseta del Real Madrid un par de años que la vistió y son recuerdos que quedan en la memoria de mi carrera”, apostillaba sobre el talentoso creador del juego de Boca actualmente.

De paso, uno de los goleadores de su equipo con 8 tantos, hizo alusión a su etapa en Zaragoza con históricos como Ponzio o Ayala, así como su paso por el Boca Súpercampeón de Bianchi: “Quedó un poco el sabor amargo de no quedarme ese año en Zaragoza. Hubiera sido maravilloso integrar el plantel con Leo Ponzio con el que tengo relación, con Fabio Ayala con el que de vez en cuando vamos a jugar al Futgolf (el es profesional de ese deporte). Me han dejado gran recuerdo, grandes amistades. Ander Herrera, que todavía seguimos hablando con todo lo que significa donde está -en el Manchester United-. Me quedó esa espina pero bueno la de 2003 con Boca y afianzarme en el plantel -era un plantel ultraganador-. Estaban en el mejor momento de sus carreras y entendí que por ahí irme era lo mejor y no me arrepiento porque pienso que fue una decisión acertada”, dice convencido al otro lado de la línea telefónica… Y del globo terráqueo.

Precisamente una de sus múltiples aventuras en puntos geográficos de diversa índole pudo haberle costado la vida. Alejandro Toala, periodista ecuatoriano afincado en Argentina y también padecedor del terremoto de Ecuador en Portoviejo, preguntó la última cuestión a Caffa sobre el seísmo vivido tanto por él como por el futbolista, atentos: “tuvimos más que suerte… Fue un regalo de Dios. Estábamos yendo a jugar a  la costa y no me acuerdo del punto clave del terremoto. Estábamos volando y el piloto dijo que el aeropuerto de Guayaquil estaba cerrado y tuvimos que volver a Quito porque había un seísmo. Más que nada me dio bronca no bajar porque queríamos ir a jugar (no sabía por aquél entonces qué ocurría exactamente). Después, en Quito nos enteramos de que el piloto volvió sin permiso, sin casi gasolina y empezamos a ver lo primero que teníamos a mano, que era Twitter. 

…El desastre del que nos habíamos salvado: enterarnos de que la torre de control y la pista estaban destruidos. Eso miramos todos y dijimos: “¡no puede ser!”. La torre de control se había derrumbado donde estábamos… A  minutos de aterrizar. Cada vez que me acuerdo me entra escalofrío. el desastre que generó también… Porque la costa es la zona mas precaria, más pobre del país pero ahora creo que se supieron levantar como es una nación de gente fuerte y trabajadora como es Ecuador. Es un recuerdo que cada vez que me viene a la memoria se me pone la piel de gallina. 

Todavía tengo el boleto del avión. Primero nos reíamos al bajar a tierra y luego nos fuimos enterando de todo lo que había sucedido y fue muy triste. Fue como volver a nacer. Después de eso hubo réplicas en Quito donde era la primera vez que sentía un terremoto en mi vida y asusta mucho porque no sabes que hacer. 

Salir corriendo de tu casa, esperar que se pase y que no se te venga el techo abajo… Es muy loco. Una vez me agarró durmiendo una replica y fue bastante fuerte el sacudón y pensé mientras dormía que alguien me estaba agarrando de los pies y era un terremoto. 

…Salir corriendo con todo lo que tenía para afuera y estar todo el tiempo pendiente de que cesara la réplica. Fue un duro golpe con un tanto de suerte y te digo más suerte que regalo de Dios que otra cosa. 

Siempre voy a tener ese recuerdo de ese momento que vivimos y de toda esa gente que colaboro con el terremoto. Fue impresionante la movilización del pueblo ecuatoriano”, sin duda una vivencia que ha hecho que Juan se aferre más aún a la vida, de la cual disfruta ahora con lo que siempre hizo tan bien: jugar al fútbol desde la humildad, la misma que le llevó a comprender tantas culturas y a hacer las delicias de todos los que lo veían desplegar su talento con su zurda y sobre todo con su buena forma de ser.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*