Partidos del día de hoy

LANÚS: GANÓ EL MÁS PERJUDICADO

El Millonario se quedó fuera de la final de la Copa Libertadores con un polémico arbitraje del colombiano Wilmar Roldán y quien festejó, en verdad, fue el más perjudicado. Porque la algarabía del Granate fue un desahogo de tantos años de reclamos a los cuales le hicieron oídos sordos.

Un penal no convalidado, una roja mal sancionada y otra no marcada para su rival fueron los pilares de la queja riverplatense. Situaciones que pueden torcer, sin dudas, el resultado de una serie y tranquilamente modificar la planificación de todo el año tanto en lo económico como en lo deportivo. Sin embargo 90 minutos no pueden compararse con toda una vida.

Lanús sufrió disntinto tipo de desplantes que lo golpearon, lo abollaron pero no lograron romperlo. La Asociación del Fútbol Argentino en 1934 obligó a la entidad del sur a fusionarse con otro equipo si es que querían seguir en Primera División. Así se forjó Unión Talleres – Lanús que duró un año.

La historia dura del Granate no terminó en ese momento. A fines de la década del cuarenta la crisis económica sacudía las puertas de un club que pudo equilibrarse en cuanto a lo monetario pero lo terminó pagando muy caro en lo deportivo. Entre diciembre de 1949 y febrero de 1950 disputó cuatro encuentros con Huracán para dirimir quien descendía a la Primera B. Empatados en los dos cotejos iniciales, el desempate se jugó en cancha de San Lorenzo y el Globo abandonó cuando, con el resultado igualado 3 a 3, Bert Cross sancionó un penal en favor del conjunto del sur.

Tras varias discusiones no se aplicó el reglamento y desde AFA optaron por volver a jugar un cuarto cotejo. Esta vez, en River, se dio a la inversa y quien dejó el verde césped fue Lanús cuando a 10 minutos del final hubo un penal para Huracán. Y allí, en vez de forjar a una quinta contienda, la Asociación del Fútbol Argentino falló en favor del club de Parque Patricios indicando que su rival había perdido por retirarse.

Si con todo lo mencionado, el Granate no fue más perjudicado que River a lo largo de la historia, hay más para contar. Cuarenta años atrás, la institución de Guidi y Arias volvió a descender a la B en una definición por penales donde, antirreglamentariamente, se favoreció a Platense. Los dirigentes exigieron en Viamonte 1366 que se les permita volver a Primera por el error cometido que estaba a la vista de todo el mundo pero la protesta no prosperó. Y allí comenzó un juicio que sepultó a la entidad para finalmente resurgir con todas las fuerzas.

Lanús, perjudicado en AFA, descendió hasta Primera C. En 1984 estuvo cerca de volver a la máxima categoría pero cae ante Racing porque el juez termina el encuentro antes de tiempo y, los jugadores de la Academia que regalaron sus camisetas a la tribuna, alegaron que no podían recuperarlas para completar los cinco minutos que restaban por lo cual terminaron pasando de fase los de Avellaneda.

La noche del 31 de octubre seguramente quedará en el recuerdo para el hincha de River porque el VAR y el arbitraje le negó otra final de Copa Libertadores. Sin embargo Lanús, el más perjudicado, el de los dos descensos injustos, el que fue obligado a fusionarse, a quien no le dejaron terminar un encuentro por un ascenso por una confusión de su rival, ganó y quedó a 180 minutos de la gloria máxima que puede atenuar mínimamente las páginas de su golpeada historia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*