Partidos del día de hoy

RIVER 8 – JORGE WILSTERMANN (BOLIVIA) 0: ME VUELVO SCOCCO

El Monumental vivió una noche copera inolvidable: un sensacional River pasó por arriba a Jorge Wilstermann y lo goleó con un memorable 8-0 para acceder a las semifinales de la Copa Libertadores Bridgestone. Cinco goles de Ignacio Scocco, dos de Enzo Perez y el restante de Ignacio Férnandez decretaron la paliza para los de Núñez, que disputarán la siguiente instancia enfrentando al Lanús de Jorge Almirón.

En el Estadio Monumental, River iba por la hazaña ante Jorge Wilstermann. El conjunto Aviador había goleado en la ida de los cuartos de final -de manera inmerecida por como se desarrolló el encuentro- por 3-0 y el Millonario tenía la obligación de golear, ante su gente, para seguir con vida en la Copa Conmebol Libertadores Bridgestone.

Por orden de Julian Bascuñan comenzó el encuentro en el Antonio Vespucio Liberti. Desde el primer instante, los dirigidos por Marcelo Gallardo salieron con actitud arrolladora y antes de los 10 minutos encontrarían su premio: Ignacio Scocco recibió un pase filtrado en 3/4 de cancha, se quitó un rival de encima con un caño, enfrentó a Raúl Olivares dejándolo en el camino y definiendo con el arco a su merced. Global, 1-3.

5 minutos después, el dominio del Millonario era absoluto y llegaría el segundo descuento:  Carlos Auzqui colocó un centro pasado desde la derecha que tuvo como receptor a Scocco. El ex-Newells controló, fue desde izquierda a derecha y sacó un bombazo inatajable para Olivares o cualquier otro arquero estableciendo el 2-0. Global, 2-3.

El Monumental explotaba de ilusión y cánticos respondiendo a la actitud de los de Gallardo en el campo de juego. El reloj marcaba 14 minutos y River lograría empardar lo sufrido 7 días atrás en Cochabamba. Otra vez Scocco, esta vez colocando un centro desde la izquierda que nadie llegó a desviar y se coló junto a un poste. Global, 3-3.

El cotejo era un monólogo local. River buscaba irse al descanso arriba en la serie, aprovechando el momento propio y todas las falencias locales. Y a los 36 minutos caería el 4° grito: Scocco la recibió en la medialuna del área y puso un estupendo pase para que Enzo Pérez defina a la carrera, venza a Olivares y establezca el 4-0 para el Millonario. El descanso llegaba y el global reflejaba ventaja por 4-3.

Transcurridos los 15 minutos de descanso, River regresó al campo de juego con la misma actitud abrumadora e incesante, tardando sólo 40 segundos en colocar el 5°: una gran jugada colectiva derivó en la aparición de Gonzalo Montiel por derecha que, lejos de ser ambicioso, cedió atrás para Scocco, quien remató con el portero contrario abatido y marcó su cuarto tanto. Global, 5-3.

El Millonario humillaba a los bolivianos y seguía atacando por una diferencia más abultada. Diferencia que se inflaría a los 7 minutos, con el autógrafo de Ignacio Fernandez, quien encontró un rebote dentro del área y no perdonó para estampar el 6-0 favorable a su conjunto y la tranquilidad de encuentro resuelto para los de Núñez. Global, 6-3.

Lejos de conformarse, los de Gallardo iban e iban con la intención de señalar una paliza histórica. Cuando el reloj llegó a los 12 minutos, River llegaría al 7° de la noche: tras un córner desde la derecha, Montiel definió de taco y provocó la salvada de Olivares pero el rebote favoreció a Scocco y el atacante decretó su quinto gol y el  7-0 para los de la Banda. Global, 7-3.

El octavo tendría lugar a los 21 minutos con una estupenda maniobra personal de Enzo Pérez: tras un intento desde pelota parada de los bolivianos, el mendocino tomó el balón sobre la medialuna del área y comenzó una corrida infernal en la que dejó en el camino a 3 rivales y, al enfrentar a Olivares, definió por encima con sutileza para cantar el 8-0. Global, 8-3.

Habiendo marcado ocho tantos, River quitó el pie del acelerador. Gallardo comenzó con la rotación desde el banco de suplentes para que el público ovacione a los actores principales de la jornada, Scocco y Pérez. Los minutos fueron pasando hasta que Bascuñan, cuando se cumplieron 90 minutos, le puso punto final a la histórica noche de Núñez.

River goleó, gustó, humilló, aplastó y demostró todo su potencial para acceder a la siguiente instancia de la Copa Libertadores. Revirtiendo por primera vez en su historia un resultado adverso de 3-0, el Millonario cerró el global por 8-3 y jugará en semifinales ante Lanús, siendo el encuentro de ida en la última semana de octubre en el Monumental y la revancha en la primera de noviembre en el Nestor Diaz Perez.

 

Foto: @MatuCVazquez

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*