gtag('config', 'UA-63643000-1');

DOCK SUD 2 – SACACHISPAS 2: UN CAMPEÓN QUE QUEDARÁ EN LA HISTORIA

El Lila necesitaba cosechar un sólo punto de los últimos doce que quedaban en juego para consagrarse campeón y lo consiguió en el Estadio de los Inmigrantes tras igualar 2 a 2 con los Inundados. Sin embargo, más allá del ascenso a la Primera B Metropolitana, el elenco de Villa Soldati dejó varias enseñanzas a lo largo de la temporada como desdramatizar un partido de fútbol con sus poses estrambóticas ante cada formación o, que con humildad y sacrificio, se pueden conseguir bellos milagros.

Tarde o temprano, Sacachispas iba a dar la vuelta olímpica. Era cuestión de empatar un partido de los cuatro que restaban o, tal vez, que CADU no gane en alguno de sus compromisos. Y Dock Sud fue un rival más que loable para alzarse con el título ya que los hombres de Sergio Benet tuvieron en vilo a la visita hasta la última pelota del partido. Finalmente, Maximiliano Rodríguez hizo sonar el silbato que desató la locura del conjunto dirigido por Norberto D´Ángelo que celebró en los vestuarios y luego continuó con su fiesta en la city porteña.

Para poder gritar campeón, el Lila tuvo que trabajar y mucho frente al Darsenero. Si bien todo parecía encaminarse cuando a los 13 minutos abrió la cuenta Maximiliano Quinteros, la alegría duró realmente poco. Antes del cuarto de hora, el dueño de casa ya había igualado el cotejo con una arremetida del interminable Lucio Cereseto para poner las cosas 1 a 1 en el sur del Gran Buenos Aires.

Sacachispas con la igualdad se conformaba pero, de todos modos, buscaba en alguna subida de Eduardo Dos Santos sentenciar la historia. Y rápidamente consiguieron ponerse en ventaja cuando Quinteros empujó un tiro de esquina a los 18 del primer tiempo. Pero el campeón no se iría triunfante al descanso ya que, sobre el epílogo del capítulo inicial, Federico Rodríguez emparejó otra vez el marcador y le puso suspenso a un partido que mantenía pendiente a todos.

La complementaria fue nerviosismo, roces y calambres. Los médicos ingresaban a cada rato ante las quejas del local y el beneficio de la visita. El Lila poco propuso sabiendo que si corrían rápido esos 45 minutos se quitarían la pesada mochila cuanto antes mientras que los Inundados, tuvieron el control de la pelota, pero no pudieron generar riesgo sobre la meta de Hugo Acevedo.

Cuatro minutos de adición, un cambio que los de Villa Soldati no llegaron a hacer, y el silbatazo final de Rodríguez que decretó el ascenso. Sacachispas igualó 2 a 2 con Dock Sud y se consagró campeón de la Primera C. Pero más allá de este partido, este plantel quedará en la historia por todo el bien que le hizo al amado fútbol argentino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *