SAN MARTÍN (TUCUMÁN) 0 – FERRO 1: CON LA VIOLETA ES COSA SERIA

Ferro volvió a vestir la camiseta violeta, con la que tan bien le fue en los encuentros pasados, y volvió a sumar de a tres tras cuatros encuentros. Es que visitó La Ciudadela, y derrotó por 1 a 0 a San Martín de Tucumán gracias al gol de Jonathan Bay. De esta manera, el verdolaga vuelve a prenderse en el lote de los de arriba y quedó a ocho puntos de los puestos de ascenso.

El partido comenzó con el equipo comandado por Marcelo Broggi más agresivo, donde presionaba la línea defensiva del rival y era el que más cerca estaba de la apertura del marcador. Un remate de Nahuel Luján que quedó en manos de César Taboada fue el primer aviso. Por su parte, al Ciruja le costaba generar peligro y apenas tuvo una de Ramón Lentini que llegó justo Gustavo Canto para cortar. Oeste era mejor, y estaba más cerca, pero recién a los 39 minutos pudo abrir la cuenta gracias a un remate de Bay, que se desvió y descpñocó a Taboada para poner el 0-1 antes del descanso.

En el complemento, los dirigidos por Diego Cagna emparejaron el juego, y empujados por sus hinchas fueron en busca de la igualdad. Esto le dejó muchos espacios atrás y fue lo que provocó que el partido se hiciera de ida y vuelta. El Santo apostaba a algún centro para empatar, mientras que los de Caballito tenían varias contras que no concretaban y no le permitían liquidar el pleito. A pesar de algún zofocón, y alguna que otra llegada del local por medio de Lentini, Oeste no pasó mayores sobresaltos y se quedó con el triunfo.

Fue final en La Ciudadela. San Martín no pudo sumar los tres puntos que le permitían acercarse a la pelea por los ascensos, aunque sabía que su objetivo principal era mantener la categoría, y hasta el momento, y después de sumar varias unidades en los últimos encuentros, lo está logrando. Por su parte, Ferro se trajo la victoria a Caballito y logró cortar una racha de varios partidos sin sonreír. Además, le descontó puntos a Guillermo Brown, y sigue prendido a la ilusión de volver a Primera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *