Partidos del día de hoy

SAN LORENZO 2 – FLAMENGO (BRASIL) 1: EL CICLÓN DE LOS MILAGROS

San Lorenzo demostró una vez más que las utopías no existen. Es que luego de las primeras tres jornadas, parecía que se quedaría una vez más afuera en la fase de grupos de la Copa Libertadores, y eran pocas las chances de sacar los nueve puntos restantes para clasificar. Sin embargo, los de Boedo escribieron una página nueva en su libro heroico y no solamente derrotó por 2 a 1 y eliminó a Flamengo, sino que ganó el grupo. Rodinei abrió la cuenta para el conjunto brasileño, mientras que Marcos Angeleri y Fernando Belluschi dieron vuelta la historia, y le dieron la alegría a los cuatro millones de hinchas.

El Ciclón llegaba de gran forma al enfrentamiento crucial de este miércoles por la noche, en donde se jugaba uno de los objetivos del semestre, la clasificación a los octavos de la Copa. Un triunfo lo podía meter en la próxima instancia, mientras que si no lograba sumar de a tres, debía esperar un empate en el otro encuentro que se disputaba entre la Universidad Católica de Cile y Atlético Paranaense. Sin embargo, la noche no iba a empezar de la mejor forma porque bautista Merlini, la figura del equipo en las últimas victorias, no llegó de la mejor forma y quedó afuera del banco de suplentes.

En cuanto al primer tiempo, el local arrancó mejor parado, y en los primeros minutos llenó de centros el área carioca, y tuvo dos clarísimas para abrir la cuenta. Un cabezazo de Réver, que casi se mete en contra, y un tiro libre de Rubén Botta que se fue a centímetros del ángulo. En frente había un rival que lo esperaba e intentaba salir de contra para lograr el empate que lo clasificara. Pero en una jugada aislada, Rodinei empalmó un rebote desde afuera del área, y convirtió un gol donde la pelota pasó por el medio de muchas piernas, y se metió pegada a un palo para poner arriba a la visita.

El gol fue un baldazo de agua fría para los jugadores y las 40 mil almas presentes en el nuevo Gasómetro. Los dirigidos por Diego Aguirre intentaron llegar a la igualdad rápidamente, aunque sin ideas claras, y los ataques se resumían en pivoteos de Nicolás Blandi y desbordes de Ezequiel Cerutti. Para colmo, las noticias desde Chile decían que la U ganaba por 1 a 0, y de esta manera, el Cuervo se estaba clasificando momentáneamente a la Sudamericana.

Para el complemento, la historia no cambió mucho. Los de Boedo era sólidos en defensa, pero carecían de claridad en ataque, y le costaba llegar con peligro al arco defendido por Alex Muralha. Es por eso que sobre los 25 minutos, el DT uruguayo mandó a la cancha al salvador vs la Católica, Nahuel Barrios, y fue ahí donde la historia se quebró. Su ingreso le dio otro aire al equipo, y de a poco comenzó a generar ocasiones. Y el pibe oriundo de Dock Sud no defraudó, porque se puso el equipo al hombro a pesar de sus cortos 19 años, y metió cuando hubo que meter y encarar cuando tenía que hacerlo. Fue así como sobre la media hora de la segunda mitad, el Perrito recuperó una pelota en el córner y envió un gran centro para que Angeleri, quien pasó a jugar de lateral por la derecha, metiera un cabezazo certero para darle la clasificación parcial al local porque en el partido disputado en Santiago, también estaban empatando.

De a poco se comenzó a vivir una historia muy similar a la del 2014. Los goles del otro encuentro empezaron a aparecer de a cantidad y a falta de cinco minutos, el Paranaense ganaba 3 a 2, y obligaba al Ciclón a ganar solamente si quería avanzar de ronda. Todos en el Pedro Bidegain lo sabían, y el equipo fue con todo. A los 90, Muralha le contuvo un gran cabezazo a Matías Caruzzo, y las esperanzas parecían diluirse. Pero este equipo sabe de milagros, y cuando se jugaba el segundo de los tres minutos que adicionó el paraguayo Enrique Cáceres, Barrios volvió a pelear una pelota en el borde del área, y llegó a puntearla para asistir a Fernando belluschi, que tuvo probablemente el peor partido en estos 16 meses que lleva en el club, pero la frenó con la cara, y de zurda anotó el gol agónico que desató la locura de los hinchas Azulgranas.

El pitazo final llegó de inmediato, y los jugadores del Flamengo se metieron rápidamente en el vestuario para ver como terminaba el otro partido. El Fla, que se armó para ganar esta copa con un presupuesto de 46 millones de dólares, terminó por quedarse afuera, y su premio consuelo fue haberse metido en la Sudamericana. Caso contrario lo que pasó con San Lorenzo. Hace 27 días, el equipo estaba destruído anímicamente, con un pie y medio afuera del torneo continental, y con grandes chances de perder a su entrenador. Pero con seis triunfos seguidos, el equipo se acomodó en el torneo doméstico, y logró clasificarse a los octavos de final de la Copa Libertadores a Lo San Lorenzo. Con mucho sufrimiento, con mucha garra y sacrificio, en el grupo de la muerte, y donde terminó quedándose con el primer puesto de forma heroica. Y si…. esta es una nueva página escrita en el inmenso libro de utopías con las que rompíó este club

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*