Partidos del día de hoy

BANFIELD: “ESTOY CONVENCIDO QUE VOY A SER EL TÉCNICO”

Gentileza: Hola Ciudad (Paraguay)

Javier Sanguinetti y Banfield son sinónimos. De hecho, el apellido del nacido en Lomas de Zamora es relacionado automáticamente con la camiseta de bastones verdes y blancos. Justamente, el Archu es el hombre record en cuanto a presencias con el Taladro, habiendo disputado 485 encuentros. Tras el retiro como profesional, Sanguinetti estuvo durante varios años acompañando a Julio César Falcioni como segundo entrenador. Pero llegó el momento para que el ex-defensor se lance en su propia camino como director técnico, teniendo inicio en Paraguay. Junto a él dialogó Vermouth Deportivo en un mano a mano sobre su presente, sus deseos a futuro y lo que significa para él la institución de Peña y Arenales:

 

Vermouth Deportivo: Contame un poco como estás después de tu primera experiencia como entrenador, dirigiendo a Sol de América en Paraguay…

Javier Sanguinetti: Estoy esperando que vuelva el fútbol y surja alguna posibilidad en Argentina o en Sudamérica. La verdad, al principio era medio reacio con la intención de tener que ir a dirigir a otro lado pero viendo y considerando que hay buenas ligas, ligas que te cumplen y viendo como está el fútbol argentino, no veo con malos ojos el dirigir afuera.

 

VD: ¿Cuánto te sirvió haber estado al lado de Julio César Falcioni durante tantos años para tomar la decisión de comenzar tu propio camino?
JS: Mucho. Yo siempre digo que soy un agradecido a Julio por haberme dado mucho como persona y como profesional. He aprendido desde como planificar hasta como manejarse con grupos importantes. Tuve la chance de trabajar en equipos de elite, de primer nivel, por lo menos en Sudamérica, como Boca, U Católica, salir campeón con Banfield. Y bueno, después uno encontró la necesidad de buscar su camino por su lado, no por dejar de considerar a Julio como una persona capacitada, sino porque necesitaba tener mi espacio y hacer un camino como el que Julio inició en su momento.

 

VD: ¿Qué significó el haber podido salir campeón con Banfield para vos que sos un “hombre de la casa”?
JS: A nivel logro, es el más importante por haberlo conseguido en el lugar donde yo me crié, donde crecí futbolísticamente, desarrollé casi toda mi carrera. Salir campeón fue la frutilla que decoró la torta. He podido conseguir logros en otros equipos pero es algo que no tiene punto de comparación. Lo disfruté como hincha y como profesional, en los otros equipos sólo lo disfruté como profesional.

 

VD: ¿Qué sentís sabiendo que sos el hombre con más presencias con la camiseta de Banfield? Con el paso del tiempo, y ahora estando desde afuera, ¿sos consciente que nadie estuvo más que vos con esa camiseta?
JS: Para mi es un orgullo. Pasar a la historia de un club no es poco y pasar a la historia del club del cual uno es hincha genera el doble de alegría. Quizás recién ahora uno empieza a darse cuenta cuando todo el mundo te lo dice, cuando el cariño es enorme después de haberme retirado hace 9 años y la gente me sigue dando el mismo cariño que cuando jugaba. Entonces, te empezás a dar cuenta cuando un padre le dice a su hijo que no me vio jugar: “-Este es el hombre record. El que más jugó en el equipo que vos sos hincha”, sentís el recuerdo que uno dejó habiendo jugado esa cantidad de partidos.

 

VD: ¿Sos de seguir siempre las campañas de Banfield cuando podés?
JS: Sí, claro, lo sigo muchísimo. El último semestre desde lejos porque me tocó estar en Paraguay y estuve acá los últimos tres partidos nada más. Sufrí con la eliminación de la Copa Sudamericana, con la Copa Argentina pero después me alegré cuando pudo enderezar el camino y terminó con una buena racha que lo coloca más que expectante en este torneo.

 

VD: No te digo actualmente porque está Falcioni en el cargo pero ¿te imaginaste con el buzo de entrenador de Banfield?
JS: Sí. Yo estoy convencido que voy a ser el técnico de Banfield, de eso no me cabe la menor duda. Cuando Julio decida dar un paso al costado o retirarse, o decirle adios a esto, yo estoy convencido que voy a ser el entrenador. Ojalá sea en un momento que uno tenga la posibilidad de estar sin trabajo, que el club lo necesite y la gente lo quiera. También tienen que darse algunas cosas porque si hay algún entrenador, o una dirigencia que pide por otro, tocará esperar, pero soy consciente y estoy convencido que voy a serlo.

 

VD: Saliendo un poco de Banfield y preguntándote más que nada por el fútbol en general, debutaste en 1991 y ya pasaron más de 20 años de aquel día. ¿Cuánto notás que cambió en ese tiempo?
JS: Cambio muchísimo. No sólo en el juego ya que hoy hay una posibilidad de información, de poder generar y ver diferentes formas de entrenamiento, un gran avance desde lo tecnológico que le ha hecho muy bien al juego, y por sobre todo, se ha logrado que los jugadores cada día, por lo menos en muchos aspectos, hayan mejorado. Se mejoró en la calidad de campos de juego, en infraestructura como de entrenamiento o lugares para las formativas, mejorando los lugares de concentración. Todo eso ha ido cambiando y creo que para mejor. Ahora es un fútbol mucho más rápido, mucho más dinámico, no se si con tanta técnica o no, eso es discutible, pero es distinto. Y por sobre todo, la calidad de vida del jugador. Los entrenamientos no son tan exigentes como tiempo atrás y hoy el jugador disfruta más que hace algunos años.

 

VD: ¿Cómo es Javier Sanguinetti como entrenador? ¿Cuál es la idea de juego que intenta inculcarle a sus dirigidos?
JS: Primero trato de ver que es lo que tengo. Trato de adecuarme o amoldarme a lo que tengo pero me gusta formar una buena base, ser un equipo protagonista, dependiendo de las condiciones técnicas de los jugadores que tenga. Me gusta el módulo del 4-3-3, pero lo puedo adecuar a un 4-3-2-1 con un doble pivot más definido. Siempre la idea es ser protagonista, con intenciones de presión alta, tener un juego de posición y posesión. Pero bueno, más allá de lo que uno anhela o sueña, a veces hay que adecuarse a otras circunstancias porque a veces los rivales también tienen condiciones que modifican o no tenés todo lo que pretendes. Trato de ser pragmático y de saber que a veces se puede hacer lo que pienso y quiero y a veces lo que puedo.

 

VD: Para terminar, ¿hay algún club al que le cierres la puerta o estás disponible a escuchar las opciones que se te presenten?
JS: Lanús y Los Andes serían dos equipos que, por una cuestión de respeto, no iría. Son los clásicos más acérrimos de la institución y por una cuestión de respeto hacia el club que me dio mucho como es Banfield y también a los equipos que representa porque indudablemente, cuando uno trabaja en esto intenta ser profesional pero habiendo tantos equipos para dirigir me parece que hasta sería irreverente e irrespetuoso tener la posibilidad de trabajar en esos equipos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*