Partidos del día de hoy

SAN LORENZO: SE VA EL LEÓN

Tras 4 años, Julio Buffarini se va de San Lorenzo. Llegó allá por el 2012 y vivió de todo con el equipo: se salvó de la promoción, estuvo mientras el club quedó acéfalo, la llegada de Tinelli y Lammens, jugó el Mundial de Clubes. Fue campeón a nivel local en dos oportunidades, y se metió en la historia grande de la institución cuando ganó la Copa Libertadores en 2014. Ídolo de grandes y chicos, se los guardó desde el primer momento cuando puso plata de su bolsillo para llegar, y ni que hablar cuando compró 5 metros cuadrados para colaborar con la vuelta a Boedo. Lo cierto es que fue vendido en 2 millones de dólares al San Pablo de Bauza, aunque aún falta el ok de la FIFA ya que el conjunto Paulista anotó al jugador 50 segundos más tarde.

Buffarini jugaba en Ferro en 2012, temporada en la que se hizo conocido por sus buenos rendimientos en el Verdolaga. Su nombre sonaba en River y en Racing, sin embargo, por la lesión de Juan Carlos Menseguez, el Ciclón, con Carlos Abdo a la cabeza, lo trajeron. Lo particular fue que la compra se concretó con dinero que puso el propio jugador de su bolsillo. Debutó con la azulgrana en un partido por Copa Argentina ante Chacarita, y justamente él convirtió el último penal en la serie, que le dio el triunfo. De ahí en más, a puro esfuerzo, demostró defender la camiseta como un hincha y se ganó a la gente. Fue una pieza clave de ese plantel que mantuvo la categoría en l a promoción ante Instituto. Con tan sólo 12 partidos, la gente se hizo escuchar en el último encuentro al grito de “Buffa no se va”, mientras él, con su melena rubia, se encontraba llorando de la emoción.

Continuó en San Lorenzo, y firmó un nuevo contrato. Su rendimiento siempre fue regular. Mantuvo un excelente nivel, que le llevó a entrenarse con la Selección argentina, aunque no llegó a ser convocado. Con la llegada de Juan Antonio Pizzi, incorporó una nueva posición: la de lateral derecho. Si bien al principio su nivel fue bajo, y llegó a perder el puesto con Gonzalo Prosperi, Buffa volvió a su nivel, y fue un pilar en el equipo campeón del Torneo Inicial 2013.

A pesar de los rumores de una posible venta a Europa o a México, el cordobés siguió en el Cuervo. Ahora con Edgardo Bauza como entrenador, el objetivo era la Copa Libertadores. Como costumbre, fue el lateral derecho titular en los 14 partidos de la copa. Fue una pieza clave en la obtención del título, por ejemplo en la clasificación en octavos de final frente a Gremio, en Brasil. Allá, evitó un gol de Barcos, que parecía hundir las aspiraciones del equipo, y convirtió el último penal para darle la clasificación. Además, se dio el lujo de convertir uno de los cinco goles del Ciclón en la goleada ante el Bolivar por la semifinal. El 13 de agosto de 2014 fue una fecha que quedará grabada en el corazón del hincha azulgrana. Ese día, Buffarini, junto a todos los jugadores, se metieron en la historia grande del club, al escribir la página más importante: la obtención de la esquiva Libertadores.

Gentileza: Mundo Azulgrana
Gentileza: Mundo Azulgrana

De ahí en más, el rendimiento siempre fue óptimo, y varias veces se analizaron ofertas para venderlo, aunque nunca llenaron a los dirigentes. Su performance llamaba la atención de los técnicos de la selección, quienes lo siguieron, pero nunca lo terminaban convocando. Por otra parte, él continuaba siendo ese jugador carismático que se ganaba la ovación de los hinchas partido tras partido.

En 2016, ya con la llegada de Pablo Guede, Buffa siguió siendo uno de los pilares del equipo que ganó la Supercopa Argentina, y en varias oportunidades portó la cinta de capitán. En cada partido era reconocido, en especial tras la obtención de la Supercopa, dónde su esposa perdió un embarazo, y el jugador pidió jugar el siguiente encuentro frente a Sarmiento de Junín. Ese día, el Nuevo Gasómetro se vino abajo, y el cordobés rompió en llanto.

Desde que San Lorenzo perdió la final del campeonato frente a Lanús, hubo olor a que podía ser el último partido del lateral con la camiseta azulgrana, al menos de esta etapa. Realizó la pretemporada en centroamérica, y era uno de los referentes del nuevo DT Diego Aguirre. Sin embargo, sobre el cierre del libro de pases en Brasil, el Sao Pablo acordó la llegada del jugador, por un pedido exclusivo del Patón Bauza, quien quería sí o sí al jugador. Sin embargo, la salida de Buffarini no está concretada porque el conjunto Paulista anotó en el TMS 50 segundos tarde, y la FIFA aún no dio el visto bueno para que se pueda incorporar.

Lo cierto, es que seguramente el pase se termine concretando, y Buffa se vaya de San Lorenzo, dónde jugó 171 partidos, y convirtió 13 tantos. Además logró la salvación del descenso en 2012, el Torneo Inicial 2013, la Copa Libertadores 2014 y la Supercopa 2016. El Ciclón pierde un jugador clave de su defensa, que fue titular indiscutido durante los últimos 4 años, y al que la gente tiene como un ídolo. ¿Será un adiós, o un hasta luego?

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*