gtag('config', 'UA-63643000-1');

VILLA SAN CARLOS 3 – ATLANTA 3: VIENTO, DILE A LA LLUVIA

El temporal que se desató en Berisso le dio lugar a un verdadero partidazo que brindaron en el Genacio Sálice el Villero y el Bohemio. Con una lluvia copiosa pero de goles y un fortísimo viento que se adueñaba por momentos del espectáculo, repartieron puntos en un 3 a 3 que pudo ser para cualquiera de los dos.

Arrancó mejor Atlanta porque desde temprano se puso en ventaja tras un desborde de Lucas Mancinelli que conectó Diego Cardozo cuando apenas se jugaban 7 minutos de la etapa inicial. De hecho, antes del cuarto de hora, ya había generado riesgo para merecer algo más. Incluso hasta tuvo tiempo para atacar con una chilena que ensayó Claudio Verino y que terminó perdiéndose cerca del poste izquierdo de Gastón Sessa. Pero el 1 a 0 en contra despertó de a poco a Villa San Carlos que no quería perderle pisada al líder, Colegiales. Y encabezados por Gerardo Maciel fueron a buscar el empate a como dé lugar.

En cuanto la escuadra de Osvaldo Ingrao se acomodó en la verde gramilla que ya tenía extensas manchas de barro, la contienda se tornó favorable para ellos. Pasada la media hora, Nahuel Figueredo recibió sin marcas un envío desde el flanco derecho, se frenó y, con todo el tiempo del mundo, acomodó la bola contra el palo más lejano de Nahuel Losada para clavar el 1 a 1. Así crecía la imagen del Celeste que iba por más, controlaba el partido e incluso obligaba al guardameta rival a revolcarse por el lodo con tal de conservar el empate para los de Villa Crespo.

Sin embargo, en el comienzo de la complementaria y bajo un diluvio, Atlanta iba a dar otra vez la nota cuando Franco Olego sacó un cañonazo desde 20 metros que se incrustó en el ángulo superior izquierdo del «Gato» Sessa. Con el 2 a 1 a su favor, los de Aníbal Biggeri dilapidaron situaciones que podían haber cerrado el resultado como el mano a mano que no supo aprovechar Cardozo. Eso agrandaba la imagen del local que no moría y buscar sacarle rédito a cada oportunidad de vida que le dejaba su oponente.

Todo parecía terminarse cuando a los 19 minutos Luciano Pons definió en soledad y puso el 3 a 1 para el Bohemio. Pero el Villero en una ráfaga, y no precisamente de viento en este caso, se recuperó. Porque a los 23 descontó Figueredo con un disparo cruzado y a los 27 igualó Matías Birge con un cabezazo que se metió dentro del arco de Losada con la ayuda del palo. Así el partido se ponía 3 a 3 en una cancha donde las inclemencias climáticas generaban peligro por sí solas e, incluso, a la contienda le faltaba más de un cuarto de hora por jugarse.

Dominó el local que buscó por todos los medios quedarse con la victoria que los acerque a Colegiales. Pablo Miranda fue una de las cartas de peligro en los de Ingrao que dejaron todo en la cancha mientras su contrincante se lamentaba ante los tres puntos que se le escurrían de las manos bajo el temporal del lunes por la tarde.

Finalmente Villa San Carlos y Atlanta igualaron 3 a 3 en un partido difícil de olvidar por lo que ofrecieron ambos y por las cuestiones climáticas. Viento, dile a la lluvia, que quieren golear y golear…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *