gtag('config', 'UA-63643000-1');

DEPORTIVO MORÓN 2 – ATLANTA 2: ¿PERO QUÉ BICHO TE PICO?

El Bohemio ganaba en el Nuevo Francisco Urbano frente a un Gallo que lo atosigaba con la potencia de sus puntas. Sin embargo cuando los de Aníbal Biggeri aparentaban tener controlada la victoria se quedaron con un hombre de menos por la infantil expulsión de Diego Cardozo y, encima, en la jugada siguiente el «Bicho», Javier Rossi, estampó el 2 a 2 definitivo en una atractiva contienda de la Primera B Metropolitana.

El objetivo del Deportivo Morón y de Atlanta era el mismo: ganar para no perderle pisada al líder del campeonato. El dueño de casa comenzó a presionar en ofensiva y tuvo dos importantes disparos de media distancia de Emmanuel Giménez que sirvieron para calibrar la mira de cara al futuro. Cuando dominaban los dirigidos por Walter Otta llegó un desborde de la visita por el sector izquierdo y un posterior centro que cruzó todo el área para la solitaria entrada de Lucas Mancinelli que empujó el esférico dentro del arco. Prácticamente sin merecerlo y a los 10 minutos del inicio ganaban los de Villa Crespo por la mínima diferencia.

A partir del 1 a 0 el Gallo retomó el protagonismo y asfixió a su rival en todo momento. Gerardo Martínez tuvo el empate en dos oportunidades pero una se fue besando el poste izquierdo de Nahuel Losada y la otra contó con una tremenda volada del guardameta para desviar la pelota al tiro de esquina. La visita, en contrapartida, tuvo una sóla situación más de peligro que Luciano Pons no supo como resolverla en la puerta del rectángulo menor. Hasta que Giménez volvió a apuntar su cañón a los 36 de la primera etapa y sacó un bombazo que se incrustó dentro del arco del Bohemio para sentenciar el justo empate en la noche del oeste.

Morón y Atlanta se fueron al descanso brindando un lindo espectáculo y con el cotejo igualado en uno. Durante el entretiempo la visita fortaleció sus líneas y salió a disputar la complementaria con otra tónica, algo más aguerrida, más participativa. El local se vio sorprendido y no pudo cumplir su papel tal como lo venía haciendo. Antes de llegar al cuarto de hora, la escuadra de Biggeri volvió a sorprender. La cabeza de Ezequiel Rodríguez se encontró con un tiro de esquina que el dueño de casa no supo despejar y anotó el 2 a 1 para los de Villa Crespo.

Otra vez el Gallo tenía que remar de atrás un partido que sólo era desfavorable en el marcador ya que tanto en la calidad como en el interés por ganarlo superaba ampliamente a su contrincante. Esta vez llegar a la igualdad iba a ser más difícil porque el Bohemio estaba mejor parado en el verde césped pero todo se desmoronó en cuestión de minutos para los porteños. Cardozo, que ya estaba amonestado, pateó una pelota lejos cuando el juego estaba parado y Gonzalo López Aldazábal no tuvo más remedio que enseñarle la segunda tarjeta amarilla y, por consiguiente, la roja. Ni bien los de Walter Otta pusieron en movimiento la pelota se aproximaron con todo su potencial al arco de Losada y con un fuerte remate al primer palo, Rossi puso el 2 a 2 en el Nuevo Urbano.

Al partido le quedaban todavía 25 minutos pero rápida y hábilmente Biggeri movió sus piezas para cerrarse en el fondo. Los del oeste contaron sólo con una chance neta que fue un remate de Rodrigo Díaz que, tras tanto hamacarse, salió desviado. La última situación de la noche fue para la visita que pudo ganarlo en los pies de Juan Tolosa pero su infartante disparo se perdió por línea de fondo ante un Milton Álvarez completamente vencido.

Deportivo Morón y Atlanta sumaron tan solo un punto con el 2 a 2 que fue un verdadero partidazo. Los dos pagaron caros sus errores y por el momento el único que disfrutó de esta victoria fue Fénix que se deleitó con el reparto de unidades entre dos históricos candidatos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *