A 15 AÑOS DEL GOL QUE CAMBIÓ LA HISTORIA DE ALMAGRO

Foto: (Prensa de Almagro) Almagro y el recuerdo de uno de los momentos más gloriosos de su historia.

Foto: (Prensa de Almagro)   Planilla de ambos equipos de Clarín de aquel partido que le dio el ascenso a Almagro a la Primera División.
Foto: (Prensa de Almagro) Planilla de ambos equipos de Clarín de aquel partido que le dio el ascenso a Almagro a la Primera División.

Parece un día más en la historia de Almagro, pero no lo es. Un 23 de Julio, pero del año 2000, un equipo casi desconocido para el mundo de la Primera División se imponía en tierras cordobesas en una serie de ida y vuelta ante Instituto de Córdoba y subía por segunda vez, y luego de 62 años, a la máxima categoría.
El sistema de descenso y ascenso era la, por entonces novedosa, promoción que hacía que un equipo de la divisional inferior se enfrente ida y vuelta con otro de la categoría superior teniendo la ventaja de permanecer en Primera, en este caso Instituto, si el empate en el global se hacía presente. Además, Almagro venía de caer con Los Andes por el reducido y tuvo que esperar varias semanas para jugar la ida en su estadio, ya sin el «Beto» Pascutti en el banco, DT del primer equipo hasta la finalización del octogonal, pero con Mario Husillos en su lugar.
Y, aunque pocos creían que esta forma de disputa le diera a algún equipo de la B Nacional la alegría, Almagro sacó pecho en Alta Córdoba luego de obtener en José Ingenieros un auspicioso 1 a 0 con un tanto de Maciel.
Paradójicamente, y a pesar con que contaba con figuras como Tonelotto (goleador del equipo), un joven Diego Figueroa, «Panchito» Maciel, o Claudio Filosa (autor de varios festejos importantes en ese campeonato), el gol más importante lo marcó Diego Villalba, quien hizo que un club, que tenía varios profesionales que habían salido de las inferiores de San Lorenzo, subiera a la Primera División. De esta manera, el «Chavo» escribió su nombre, al igual que todo el plantel, en las páginas doradas de Almagro.
De poco le sirvió a “La Gloria” el descuento de Sarría puesto que el «Tricolor» lo aguantó con una buena defensa, compuesta por “Cacho” Córdoba (reemplazado por Milano en el segundo tiempo), Carranza, Villalba y Chaile, además de su arquero, baluarte en la final y también en la campaña posterior en Primera, Damián Grosso.
El global de 2 a 1 fue motivo de festejo para los hinchas que fueron desde Buenos Aires a Alta Córdoba y, por supuesto, también en todo José Ingenieros, sus alrededores, y el barrio de Almagro. Todos ellos vieron llegar a lo más alto, por segunda vez en su historia, al club de sus amores.
Salud a los que consiguieron ese logro. Desde Vermouth Deportivo, recordamos un momento que quedará grabado en la memoria de sus hinchas para siempre. Cabe destacar que, por la trascendencia de tal hecho, este día es conmemorado como EL DÍA DEL HINCHA TRICOLOR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *