Partidos del día de hoy

16 DE JULIO: EL DÍA QUE EL FÚTBOL CAMBIÓ DE COLOR

Hace 65 años Uruguay se consagraba Campeón del Mundo ante Brasil en Rio de Janeiro, generando un cataclismo deportivo que todavía se siente en el mundo del fútbol, y se ve con increíbles anécdotas que involucran colores. Paradójicamente hoy falleció a sus 88 años Alcides Ghiggia, aquel que anotó el gol de ese triunfo imposible.

16 de Julio de 1950, final de la Copa Mundial de Fútbol Brasil ‘50 en el recientemente inaugurado Estadio Maracaná y ante 199.854 personas, récord vigente en presencia de público a un partido oficial.

El local Brasil, tres veces campeón de América y construyendo los cimientos de lo que sería un futuro de brillo sin precedentes, no había tenido suerte en las anteriores cuatro Copas Mundiales. Enfrente Uruguay, Campeón en la primera cita mundialista de la historia y con cuatro Copas Américas en su vitrina.

Todas las crónicas de la época hablan de una superioridad muy grande entre un equipo y otro, Brasil era de temer y el empuje de todo un pueblo lo convertía en campeón anticipado, nada podía quitarle el primer dulce de su rico porvenir. Ambos llegaban invictos al duelo decisivo, pero el 7 a 1 del local ante Suecia, y el 6 a 1 a España, meterían miedo hasta al más valiente.

Para hacer corto un cuento largo y lleno de matices, que cualquier futbolero debiera verse en la obligación de repasar, Uruguay logró lo que nadie siquiera podría haber imaginado, doblegando al gigante invencible en el campo de juego y desatando una tristeza inconmensurable.

El temible Albino Friaça Cardoso abrió el marcador hacia el inevitable triunfo. Sin embargo Juan Alberto “Pepe” Schiaffino puso el nada posible empate, para que luego y a diez del cierre Alcides Edgardo “Ñato” Ghiggia dejara en claro para toda la historia que en el fútbol puede pasar cualquier cosa, marcando el tanto que coronó a Uruguay otra vez como Campeón del Mundo. El grito Celeste fue también el silencio más atroz que pudo alguna vez apreciarse.

Se consumaba el “Maracanazo”, y mucho tuvo que ver Obdulio Varela, capitán del seleccionado uruguayo y figura de aquel encuentro según las crónicas. También los escritos revelan que Varela pidió a su equipo intentar jugar de igual a igual, que “charló” al árbitro inglés sabiendo que ninguno de los dos se entendía y que finalmente, tras la gloria, solo murmuró ante la prensa que lo ocurrido “fue casualidad”

El color cambió a partir de ese día. Brasil disputó aquella final con una camiseta blanca, que tras la imposible derrota fue desterrada para siempre del scratch. Un periódico local publicó un concurso público en donde la gente podría rediseñar la casaca, siendo amarilla con vivos verdes la elegida. En el mundial de Suecia 1958 se instalaría el color azul como color alternativo.

También el color de aquella final está pintado a fuego en el Maracaná. En ese momento el estadio llevaba menos de un mes abierto y todavía no tenía la fachada pintada, por lo cual se había definido que se pintaría con los colores del campeón mundial. Al blanco radiante que ya estaba listo debieron agregarle celeste, vivos que en la actualidad mantiene el Mário Filho en su exterior.

1384714630_extras_noticia_foton_7_1
El gol de Alcides Ghiggia en el “Maracanazo”

La noticia triste en un día para el homenaje fue el fallecimiento de Alcides Ghiggia, último sobreviviente de los uruguayos participantes de aquella epopeya mundialista. El “Ñato” está en las páginas más doradas de la historia del país hermano, y hoy le dio un cierre poético a aquel milagro que emociona y emocionará por siempre.

Ese plantel Campeón del Mundo ya está completo allí arriba. Repasando, entre mate y mate, una y otra vez el milagro que los transformó en seres inmortales.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*