gtag('config', 'UA-63643000-1');

DEPORTIVO MERLO 2 – TRISTÁN SUÁREZ 2: LE…CHARRO

El Charro del «Chino», Ariel Zárate, pasó por todos los estados de ánimo posibles en la tarde del Parque San Martín. De ganarlo con justicia, empezó a perder en tan sólo 120 segundos. Sin embargo, con un hombre de menos, el local le igualó sobre el final al Lechero en un apasionante 2 a 2.

El primer tiempo entre Deportivo Merlo y Tristán Suárez ofreció una parda sin conquistas. No obstante el dueño de casa fue quien tuvo las más claras pero no pudo vulnerar a Gastón Monzón. Claramente, con el correr de los minutos en la complementaria, la escuadra anfitriona merecía ponerse en ventaja y pudo conseguirlo gracias al buen momento que está atravesando Leandro Rodríguez que clavó, un buen tiro libre, al poste del arquero.

Iban 20 minutos del segundo tiempo y el Charro ganaba por la mínima diferencia. El resultado era ideal para los del Parque San Martín que se despegaban, aún más, de Colegiales y de Sportivo Italiano en la tabla de los promedios. Un triunfo para los del «Chino», en el cierre de la primera mitad de la temporada, hubiese significado un gran envión para encarar los 21 encuentros restantes de este 2015. Pero raudamente se oscureció el panorama.

Un tanto de Ezequiel Rodríguez a los 23 y otro, de cabeza, anotado por Ezequiel Vicente a los 25, dieron vuelta el marcador en el José Manuel Moreno. Y si al Deportivo Merlo le faltaba alguna pálida extra era que el colegiado, Pablo Dóvalo, expulse a Walter Romero cuando iban 28.

Todo muy repentino para el Charro que no se dio por vencido y, acostumbrado a las tempestades en este torneo, salió a batallar una vez más. A los 39 minutos, y con el epílogo tan cerca, Franco Chvilo estampó un hermoso tiro libre que logró vencer al «Torta» Monzón y sentenciar el 2 a 2 final.

Deportivo Merlo, con un hombre de menos y ante cualquier adversidad, mostró valentía para reponerse. Tal vez no le sirvió para cosechar la victoria que venía gestando, pero sí para sumar más que un punto. Porque la unidad para el local tiene otro sabor, y para Tristán Suárez un gusto amargo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *