gtag('config', 'UA-63643000-1');

RACING 0 – GUARANÍ 0: UN PASO EN FALSO

El Indio paraguayo igualó sin goles en Avellaneda, aguantó el resultado obtenido en el Defensores del Chaco, y clasificó a semifinales de la Copa Libertadores donde se enfrentará a River Plate. De esta manera la Academia, que dominó las acciones en Buenos Aires pero no supo vulnerar la valla de Alfredo Aguilar, quedó eliminada de la competencia continental pero los jugadores se despidieron ovacionados por su gente.

Guaraní fue una piedra en el zapato de Racing durante este 2015. Después de aquella goleada en el amanecer del campeonato que posicionaba al elenco de Diego Cocca como único líder del grupo ocho, llegaron resultados completamente adversos ante la escuadra aurinegra. Aún en la fase inicial el equipo argentino sufrió una derrota que puso en jaque su liderazgo en la tabla y luego, en la contienda de ida de cuartos de final, una derrota para los argentinos por la mínima diferencia con un tanto de Julián Benítez.

Y en el Cilindro la historia no cambió demasiado. Los de Fernando Jubero jugaron con la desesperación del local que, ante la impotencia de llegar con claridad al arco rival, terminaron complicándose de a poco.

A los 47 segundos del inicio, Federico Santander, avisó con un disparo, tras matar la pelota con el pecho. El Indio, que jugó con dos férreas líneas defensivas, apostó a su centrodelantero para complicar al dueño de casa. Sin embargo el resto de la etapa inicial fue blanca y celeste. Entonces ahí es cuando Aguilar comenzó a erigirse como figura del encuentro para desviar, al tiro de esquina, un fortísimo remate de Diego Milito y otro de Luciano Aued. Sin embargo, cuando el primer tiempo se terminaba, llegó la desafortunada jugada de la noche para los de Cocca. Leandro Grimi entregó para Sebastián Saja pero la cesión quedó corta y Marcelo Palau aprovechó el obsequio para quedar mano a mano frente al Chino que optó por derribarlo. Roja para el guardameta y penal para los paraguayos. Un tanto para Guaraní hubiese significado en final del sueño para la Academia pero Nelson Ibañez voló hacia su izquierda y contuvo el penal de Benítez para desatar la locura en las tribunas que aún se ilusionaban con la remontada.

No obstante los jugadores de Racing dejaron el alma en la cancha pero, la diferencia numérica y el cansancio que le generó la maratón de partidos a un plantel tan corto, le terminó jugando una mala pasada. Los de Cocca contaron con varios remates que fueron atajados con altura por Aguilar mientras que en el arco rival, Ibañez también se encargaba de ponerle suspenso a la definición tras ahogarle un claro mano a mano a Eduardo Filippini.

El uruguayo Andrés Cunha, de correcto arbitraje, marcó el final de una contienda que no contó con goles y en donde la Academia chocó constantemente contra el Indio que, con el correr de la competencia, se fue convirtiendo en uno de los equipos más sólidos del continente.

Guaraní con el 0 a 0 en Avellenda, sumando al 1 a 0 en Asunción, se aseguró un lugar en semifinales de la Copa Libertadores. Racing, en cambio, quedó eliminado. Quedará el misterio de saber qué hubiese ocurrido si no expulsaban a Saja en aquél pase atrás de Grimi. Sin embargo la gente cerró el capítulo con aplausos y cánticos de agradecimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *